2 de marzo de 2015

A LO NICA (UN ESPAÑOL EN NICARAGUA)

Han pasado ya tres semanas desde que estoy viviendo "a lo Nica", como el nombre de la web de un amigo de aquí, en el país más grande de Centro América: Nicaragua, como ya anunciaba hace otras tantas en uno de los post.
Son miles de cosas las que ha  pasado desde entonces.
No puedo…mejor dicho, no debo contarlas todas, por ello, como suelo hacer cuando las vivencias se me acumulan, haré un resumen de cada una de las semanas. La próxima, ya estaré al día y seré un poco más detallista como es costumbre en el blog.

Semana del 7 al 15 de febrero de 2015
El viaje comienza de manera inmejorable con una de esas sorpresas que has escuchado a otros decir que les pasó y que ya consideraba una leyenda.

- Hola, me han llamado por megafonía – Digo acercándome al mostrador de acceso al avión.
- Sí, le informo que debido a la falta de asientos en Turista…le tenemos que pasar a Business Class.
- Vaya que pena…pues me lo voy a pensar, gracias! – contesto en tono sarcástico


Y gracias a esto las 17horas totales que dura mi viaje, con una parada, se me pasan rápidas, sobre todo porque me veo un montón de películas.

Una vez en la casa donde nos alojaremos durante los siguientes meses Ori y yo, tocó rellenarla con todos los objetos necesarios para vivir lo más sencillamente posible pero a la vez con las comodidades necesarias, entre ellas una cama y un comedor con sus sillas.

Pero para transportarlas necesitábamos un vehículo más grande que el que teníamos por ello hablamos con la señora que nos atiende la casa y nos dice que su marido tiene un coche con capacidad para ellos y que nos lo llevará a la casa pero que nos tocaría volver en bus ya que no cabríamos en el coche cuando cargásemos todo.

- Pero ¿Cabrá la cama con el soporte, la mesa y las seis sillas? – Preguntamos sorprendidos por el tamaño.
- Si, de sobra - nos asegura la doña – tiene mucho espacio en la parte de atrás.
- Bueno…igual podemos ir nosotros, con nuestro coche, detrás suyo y luego nos volvemos en él - Propone Ori - Pero que no corra mucho que igual le perdemos de vista.
- No, doña Oriana, no hace falta que saquen el suyo, pueden ir en el coche de mi marido – insiste – Y volver en el bus, es muy sencillo de tomar y les deja en la misma puerta de la casa.
- Bueno, pues muchas gracias! Quedamos con él a las 08:00.

Al día siguiente salimos a la calle y descubrimos el coche del marido.


Se trataba de un coche, pero de caballos o_O

Nuestra cara al verlo es un poema... jejeje
Por lo visto aquí se le llama Coche al que es tirado por caballos y Carro al automóvil!


Bienvenidos a Nicaragua!

Durante estos días también nos da tiempo a dar una vuelta por algunas de las ciudades que nos rodean.


Como son Granada.


O León.


Y su Catedral, donde está la tumba de Rubén Darío


A cambiar de tipo de frutas


A hincharnos a zumos…o jugos como le dicen aquí.


A montar en los variados tipos de buses de la zona.


Y luego el finde a conocer sitios geniales.


Con peculiares modos de transporte.


Para llegar a idílicos paraísos playeros.


Como es el Surfing Turtle en Los Brasiles


Con comida que siempre está llena de color.


Lugares que a Ori le invita a hacer Yoga en la misma playa.


Realizando posturas para mi imposibles.


Con atardeceres difíciles de explicar.


Coches que definen la palabra grande una manera clara y sin vergüenza.


Y como no bichos…sobre todo arañas.


También aprendemos que conducir aquí es de lo más estresante que he hecho en mi vida, por las bicis y otro tipo de vehiculos que circulan por aquí-
He conducido en varios países del mundo, entre ellos Marruecos y Grecia, y para definir la conducción aquí y con tono de humor, es lo más parecido a lo que hace Jason Statham en la película de The Transporter :D


El domingo lo usamos para conocer los manglares de la Reserva Natural de la Isla Juan Venado.


Y que mejor manera que hacerlo en Kayak.


Guiados por la Lonely Planet, nos decantamos por la Barca de Oro que es una de las que recomiendan, para alquilarlos y a las 07:30 estamos ya en ellos.


Actividad altamente recomendable.


Es la primera vez que me siento como si estuviera dentro de un documental de La2.


Sobre todo vemos aves que con la Gopro no me da para fotografiar.
Aunque en el agua hay más bichejos.


Tras hacer unos 4km (entero dicen son dos días) nos damos la vuelta y nos bajamos en un apartado que hay para ir a ver una criadero de tortugas.


Allí también hay otros bichos, como este peculiar cangrejo que si no tienes cuidado lo pisas ya que se mimetiza con la arena.


Un refresco.


Un baño en el océano pacifico


Y vuelta para comer y tomar una de las marcas de cerveza de la tierra.



Semana del 16 al 22 febrero 2015
Me he traído un equipo de escalada deportiva para dos personas, a pesar de que he tenido que sacrificar otras cosas como traer menos ropa, y también a pesar de que en mi preparación del viaje no conseguí descubrir por Internet ningún sitio donde dijese dónde se podía escalar aquí.


Tan solo una Touroperadora que ofrecía escalada en roca entre sus actividades, ya que aquí lo de subir volcanes lo llaman escalar, me confirmó que ellos escalaban en el Cañón de Somoto y que lo ofrecían, a sus clientes, en los paquetes de fin de semana.
La Touroperadora se llama Namancambre, como el árbol que hubo una vez en el mismo cañón.

Por ello contratamos una de las actividades que te llevaban en autobús hasta allí y te regresaban en el mismo día tras hacer algo parecido a un descenso de cañón pero sin cuerdas ni rápeles, por el rio Coco, que es el que recorre el cañón de Somoto.


Allí ya Karen, la organizadora de la actividad, le ha hablado de mi intención de intentar hacer psicobloc o “Solo water” (como dice le llaman los gringos) y también el interés por conocer la zona de escalada.


Tras un paseo de 25min llegamos a la entrada del cañón donde además está la pared donde escalan, de unos 20m de alto, de una calidad excepcional.


No sabría decir el tipo de roca que es, pero parece entre basalto y caliza.

Aquí también me informan de que en el cañón está prohibido equipar y que por ello no pueden escalar de primero. Tampoco se puede hacer protegiendo en esta pared ya que el comienzo es muy compacto y no ofrece posibilidades para ello, no obstante montando una reunión arriba, laceando un gran bloque, tienen probadas al menos una decena de vías de diferentes dificultades.


Les aseguro que volveré por aquí para probarlas, pero no sé cuando.

Seguimos el cañón y nos adentramos en las frescas aguas. Cosa que por otro lado es de agradecer ya que por si no lo sabes, querido lector, en estos lares estás continuamente sudando. Unas veces más y otras veces menos pero siempre sudando, cosa a la que hay que acostumbrarse, sí o sí.


El lugar es espectacular de bonito y con tiempo y ganas creo que pueden salir buenos y duros piscoblocs de diferentes alturas. Aunque si dejaran equipar, de una manera controlada, sería un sitio muy visitado por los aficionados a la escalada.


En  mi caso no consigo ni salir del agua en los pocos que pruebo pero con tiempo y estudiando algo más la zona le veo muchas posibilidades a un lugar único en Nicaragua como es este.


Muchas gracias a los guías locales Franklin (En la foto de abajo, a la izquierda, junto al tipo de barba blanca que debe cortarse el pelo ya) y Luis, que nos guiaron de manera muy profesional por este espectacular recorrido. Por último también gracias a Karen por organizarlo.

23 de febrero de 2015

EL PODER DE LA PALABRA "NO" (FILOSOFANDO…)

Seguro que conocéis a alguien que siempre anda con el “NO” en la boca con frases como: Eso no se puede hacer, no lo conseguiré/as, no debería/s intentarlo, no puedo, etc.
O incluso haciendo un poco de examen de conciencia nos habremos encontrado en una situación en la que frases similares, con la negativa palabra en su contenido, han salido de nuestra boca o se han instalado en nuestra cabeza cuando nos encontramos ante una situación que se sale de la famosa zona de confort.


A mi sí y muchas veces, pero con el tiempo me he dado cuenta de que esa palabra muchas veces es la culpable de que ciertos objetivos que nos planteamos se vean truncados


¿De qué sirve errar si no aprendemos de ello?

Gracias a los cursos que imparto, he podido descubrir que ciertos patrones se repiten en ciertas situaciones y ciertas frases también.

- No puedo
- No lo voy a conseguir
- No llego
- No lo veo
- No sé lo que tengo que hacer
-…

Frases que la mayoría de las veces lo único que ocultan es más un bloqueo mental al esfuerzo, miedo escénico, miedo al fracaso, etc y no una verdadera imposibilidad física de conseguirlo.


¿Cómo lo solucionarlo?

Os propongo un juego que suelo hacer a alumnos que llegan este punto, que en la mayoría de los casos funciona y que además es casi seguro que os servirá también en la vida diaria en ciertas situaciones.
Es muy sencillo y solo tiene dos reglas.

1.  Quitar de estas frases la negativa palabra “NO”
- Puedo
- Lo voy a conseguir
- Llego
- Lo veo
- Sé lo que tengo qué hacer
-…

2.  Evitar transformar la frase usando otras palabras consiguiendo que siga siendo negativa.

Es evidente que esto no sirve para todas situaciones de la escalada ni de la vida cotidiana y es más bien para esos bloqueos absurdos en los que nos encontramos muchas veces y en el fondo sabemos que el único motivo por el que no lo intentamos es porque no queremos.
Por ello os planteo una situación real en la que me he encontrado muchas veces en mis cursos.


Situación supuesta:
En el segundo día de un Curso de Iniciación a la Escalada, un alumno se dispone a realizar la tercera vía del día que ya han escalado sus otros tres compañeros y en el que ha visto que sufrían al darse uno de los pasos. Este paso no supera el V+ pero requiere de algo de técnica y a pesar de que ya ha visto como es por haber estado observando a los demás, en su cabeza se ha quedado grabado a fuego más el esfuerzo que el movimiento en sí para salir de ahí.
Comienza la vía, en polea, asegurado y revisado por mí, con su casco bien colocado, con el nudo peinado y el arnés bien ajustado.
Desde el pie de vía le veo mirar para arriba con desconfianza la zona donde está el paso a unos 6m del suelo.
Sube los 6m sin problema y cuando está a punto de darse el paso clave, de su boca sale una desesperanzadora y habitual frase: ¡No puedo!
Tras decirla me indica que le tense la cuerda (aun más), avisando que se va a colgar de la misma.

Sorprendentemente, y debido posiblemente al funcionamiento de nuestro cerebro, el solo hecho de decir, y pensar, estas ahora positivas frases, hacen que nuestra actitud cambie ante la situación.

¿No me crees? Pruébalo la próxima vez que te encuentres en una similar y luego me cuentas ;)

16 de febrero de 2015

PROBANDO EL DRY TOOLING (CERRO DEL TELÉGRAFO PUERTO DE NAVACERRADA)

A una semana de irme Centro América quería al menos hacer una actividad en nieve y que además sería la última actividad que haría en España hasta la vuelta, lo malo es que este finde (24-25 Enero) es el primer finde bueno tras la primera nevada importante del invierno, por lo que seguramente iba a estar todo hasta arriba por lo que decidimos salirnos un poco del jaleo e irnos a hacer unos corredores que hay bajo el Cerro de Valdemartín.


Domingo 25 Enero 2015
Habíamos quedado a las 08:00…en mi opinión algo tarde, pero había varios amigos que venían desde Madrid capital y no quisa exagerar con la hora. Aun así para asegurarme un buen sitio me presento en el puerto de Cotos a las 07:30…y flipo.


Son las 07:45 y ya no hay sitio…la gente empieza aparcar en medio, de mala manera.

Aviso a mis compañeros por el grupo de Whatsapp de que no van a llegar a aparcar y que no merece la pena que lo intenten.
Finalmente quedamos en el Dos castillas de Puerto de Navacerrada, donde aun queda algo de sitio.

Allí decidiríamos qué hacer.

Según voy bajando, lentamente por el hielo que hay en mi lado de la carretera, empiezo a pensar una propuesta alternativa…deformación profesional :P


En el Dos castillas además de mis amigos me encuentro a más compañeros de profesión que andan esperando a sus clientes.
Un saludo desde aquí de nuevo!

-    A ver que os parece – Comienzo diciéndoles a Irma, Yago, Roberto y Kiko – según lo veo o, tenemos tres opciones: Una, Bajarnos a Pedriza a escalar en roca y yo os dejo mi equipo que tengo de los cursos, dos, darnos un paseo por la nieve, y tres…hacer Dry Tooling.

Kiko enseguida dice que no le mola la idea, Irma duda y los demás nos animamos al plan del Dry Tooling.
Finalmente decidimos llevarnos el equipo y si lo vemos claro probar suerte, si no seguiriamos dando un paseo y listo.

A Kiko no le gusta el plan y finalmente se vuelve a Madrid. :/

Los cuatro que quedamos nos vamos a los coches para prepararnos y luego subir hacia el Alto del Telégrafo.


He montado vías por arriba sin excesivo problema cuando no hay nieve y es muy posible que se pueda ahora también pero hay que verlo.


Solo disponemos de una cuerda, la mía, así que nada más llegar a la zona decido subir por la canal de la derecha.


Aunque sufro como un perro subiendo por allí ya que la nieve está muy blanda y hay mucha.


Llego arriba sudando y bastante cansado.


Luego me sigue Yago que se ha estado poniendo el arnés ya que yo lo llevaba desde el coche por aquello de ahorra tiempo.

Tras mirar un rato descubrimos que llegar a las reus se torna demasiado peligroso y decidimos cambiar el plan.

Finalmente encontramos un gran puente de roca bajo una también gran piedra que laceamos con una largo cordino.


Posteriormente pasamos la cuerda con un par de mosquetones y bajamos rapelando.


Ya abajo todos remolonean poniéndose los crampones y demás y finalmente soy yo quién, asegurado por Yago, me animo a probar suerte con el recorrido elegido.


El tramo se presenta vertical, físico y sin hielo.


Dry Tooling en estado puro.


Este recorrido es parte de una vía que cotan en algunos sitios de 6b llamada "Pati la cascá", por lo que hay alguna chapa que se podría usar.

Lo doy todo…literalmente, para salir hasta la placa lisa de la izquierda, dónde se acaban las dificultades físicas. Tanto lo doy que según me incorporo empiezo a notar esa vieja sensación que hacía mucho no me pasaba. La última fue hace 6 años, en el Pájaro, en el diedro de la Oeste.

Pájara, amarillo, bajón de azúcar…llámadlo como queráis, el caso es que no puedo continuar y me cuelgo de la cuerda para que Yago me baje hasta el suelo :(

Tras 20min sentado en la mochila, me empiezo a encontrar mejor, tiempo en el cual Yago se prepara y asegurado por Roberto se encarama al recorrido.


Por fin me puedo levantar y tras comer algo me animo a hacer fotos.


Yago lo lucha y saca el duro tramo sin caerse.


Luego supera la placa y sube hasta donde ya no hay dificultades que requieran estar agachado.

Luego es Irma quien se anima pero nos ha visto sufrir tanto que decide probar la otra línea que hay a la izquierda.


Sabia decisión. Pinta muy bonita y además se la ve más asequible.

Como ya me siento mejor decido incluso asegurar y así de paso me muevo para no quedarme demasiado frio.


Es la primera vez que Irma hace algo así y se le da genial.


Y la termina sin problemas.


Finalmente es Roberto quien con muchas ganas se adentra en la del 6b.


Sus herramientas no son muy técnicas por lo que le dejo las mías.


Lo lucha y lo lucha con algunas caídas, pero finalmente lo consigue!

¡Enhorabuena!

El tiempo vuela y decidimos dar por terminada la actividad sobre todo porque con la cantidad de gente que hay y siendo las 14:30 lo mejor es salir cuanto antes del cuello de botella que se formará hasta Navacerrada pueblo dónde nos daremos un buen homenaje.

Pero antes hay que desmontar la vía, por lo que a pesar de la reciente pájara me animo a subir por la línea que eligió Irma descubriendo que, siendo más sencilla no por ello resulta menos bonita.


Me encanta y además mi cuerpo responde perfectamente :)


Luego bajada por la canal.


Y para los coches.


Una fantástica manera de despedirme del invierno de España :D