25 de abril de 2016

EN ABRIL VÍAS…POCAS (LOS ALCOTANES, NAVACERRADA)

El refranero se está cumpliendo como antaño y hemos tenido un marzo ventoso y un abril lluvioso así que en mayo toca que sea florido y hermoso.

Y debido precisamente a esta inestabilidad de abril, Yago y yo buscamos un lugar cercano por si había que salir por patas para no acabar empapados.

El sitio elegido es uno de los que entraban en la búsqueda de vías hace unos meses, concretamente el que está en la zona de los Alcotanes.


Esta vez entramos desde la curva de la carreta M607 ya que el acceso seguro que es más sencillo que desde donde lo hice yo con Yator.

Paso en la valla  alos pocos metros de cruzar el río

Efectivamente así es y en poco rato estamos a los pies de la que llamé, a falta de otro topónimo más fehaciente, “Cerrito Torre”.


Estamos animados y motivados pero las potentes lluvias de ayer y los días anteriores habían dejado el musgo floreciente y cargado de agua.

Para otra ocasión más seca.

Seguimos avanzando por debajo, por un poco definido “camino” de vacas/cabras/jabalíes viendo que la siguiente vía también está húmeda.


Así que sin más dilación, ya que se acercan negras nubes por el Norte, nos vamos a lo que definí, de nuevo por falta de otro topónimo más fidedigno, el “Muro de las Cuatro Reuniones”.

Allí sí, la cosa está seca.

No nos entretenemos mucho y comienzo a escalar por la que va por el espolón.

Desde abajo puede parecer asequible, pero una vez te metes, te das cuenta de lo que tira para atrás en el tramo donde hay tres chapas seguidas.


El chapaje es raro de hacer y eso ya hace que me tenga que colgar para poder chaparlo.

Luego intento darme el paso pero se me escapa el grado o al menos no descubro el movimiento para hacerlo.
No está la cosa para andar dándole pegues por lo que saco el estribo y lo hago en Ae.


Tras este llega una parte más musgosa con una chapa a la que le precede su buena capa de musgo para darle ambiente.


Una vez superado, la cosa se pone asequible y llegas a la reunión sin problemas.

Luego la escala Yago que también lo hace en Ae.


Una vez Yago arriba nos planteamos hacer la vía de la derecha, y ya que está allí decidimos que suba de segundo y montemos la reunión de otra de las vías desde arriba.

Así de paso puedo probar de nuevo el paso del desplome a ver si descubro cómo hacerlo.
Lo intento de varias maneras y parece que puede llegar a salir haciéndolo en bavaresa pero no consigo sacarlo. 


Quizá pueda superar el 6c en libre…


Ya arriba, Yago monta.


Y baja primero.


Luego bajo yo y preinstalo los Friends ya que la vía va un poco en travesía y así guiamos la cuerda.

Ya abajo, escalo yo primero y descubro que se trata de una vía 5 estrellas!
Enhorabuena al equipador que tuvo esta visón.


Luego le da Yago y cuando está a mitad de la vía comienza a llover.


La termina, desmonta y toca recoger y volver a casa no sin antes pasar por el bar de turno y llenar la tripa de una buena clásica.


No escalamos mucho, pero escalamos ;)

18 de abril de 2016

ALIEN ROJO EVO, MODELO 2015 (MATERIAL)

Confieso que es el primer Alien rojo que tengo. ¿Por qué? Pues sencillamente porque nunca lo he echado en falta durante una escalada. Pero hace unos meses llegó la oportunidad de probarlo y me animé a colocarlo en el portamaterial del arnés y ver qué tal iba.

Sé que muchos abogan por el famoso “Semáforo” (Rojo, Amarillo y Verde), pero en mi caso, y en los compañeros con los que escalo por lo que veo, el rey sin duda es el Gris.

Por orden de uso, en mi caso, y por lo tanto como consejo personal de importancia al seleccionar Aliens a comprar, sería:

50% Gris
20% Amarillo
15% Verde
10% Rojo
4% Azul
1% Negro

Pero pasemos a comentar específicamente sobre el que da el título a esta nueva review de la tan visitada etiqueta “Material” del blog. El Alien rojo EVO.


Comentar, antes de continuar, que lo he probado en diferentes tipos de roca, y en artificial, durante varios meses, en zonas como Pedriza, Los Porrones, Maliciosa, La Cabrera, Puig Campana, Peñón de Ifach, etc.



Lo bueno:
Sin duda han mejorado mucho el diseño que heredaron hace unos años, sobre todo en lo que se refiere a la cabeza del micro friend.


Más estrecho eliminado esos remaches tan largos de las levas, cables de las levas trenzados y cerrados, sin remache exterior. Recordemos que en los antiguos salía un cable doblado que se te enganchaba en la ropa.
Tiradores más ergonómicos añadiendo dos piezas de plástico; para el pulgar, y para el índice y corazón.


Y por último el cambio de la cinta que ahora además de ser de Dyneema, es más larga y fina.



Lo mejorable:
Seré breve. Menos plástico y más metal.

Ya les ha pasado a más marcas de algún aparato que he probado, que, con la excusa de ahorrar peso en el equipo meten demasiado plástico, dando al aparato un aspecto de fragilidad, de poca resistencia, de poco seguro, por lo tanto genera menos confianza. En realidad, sé que no es así y estoy convencido de que pasa las pruebas de resistencia y demás con sobrada puntuación, pero pienso que el aspecto del producto es muy importante y hay que tenerlo muy en cuenta cuando ofrezcamos un "nuevo" aparato.
Si preguntamos a los clientes de la calle (cosa que a muchas marcas se les “olvida” centrándose en gente muy especializada o auténticas máquinas de la escalada), todos (o casi todos) preferirán en su equipo de escalada, de seguridad y protección, el metal al plástico.

Esto, otras marcas lo saben bien y no se arriesgan con el plástico tanto, e incluso se pasan de metal como ocurre con los nuevos micro-friends de Black Diamond X4


Conclusión:
A pesar de que su aspecto es poco atractivo por llevar demasiado plástico, ofrece lo que se le pide y por lo tanto, se lleva el sello verde.







11 de abril de 2016

"ATRAVIESANDO" TERUEL (LADRUÑAN, TERUEL)

Ya había ganas de un nuevo viaje de escalada entre tanto trabajo


Y como es habitual buscando nuevos sitios poco conocidos o publicados en Internet.


Ello supone, claro está, arriesgar mucho encontrándote sorpresas, a veces buenas y otras no tanto, como fue el caso de este viaje que os paso a contar.

28 Marzo
Salimos de Madrid sin excesiva prisa. Ahora que los días alargan se puede escalar hasta bien entrada la tarde dado que la luz desaparece después de las 21:00.
Por ello nos animamos a ir a una alejada zona en el Teruel profundo donde las carreteras son estrechas y los pueblos parecen o están abandonados, el Maestrazgo.


Puede sonar triste, pero en realidad tiene un encanto especial, sobre todo porque la información encontrada en la red es muy escasa y eso te obliga, como antaño, a buscarte la vida para encontrar el lugar.


Bien es cierto que ahora podemos encontrar información de casi todo y podemos tomar la decisión de ir “a vista” y no coger la información que se nos ofrece, pero soy de la opinión de que si esta información hubiera existido en la edad dorada de la escalada todos (o casi todos) la hubieran usado de una u otra manera.


La única información que llevamos son unos croquis de Luichy en el que se dibujan varias vías de deportiva y una vía de largos, que va en travesía, de reciente apertura (2015), además de un mapa, también dibujado, en el que las carreteras han cambiado desde entonces por varias obras.


Esto hace que nuestro primer objeto, lo que llama Sector Conglomerado, nos lleve toooda la tarde de busqueda y no podamos escalar este primer día como habíamos planeado ya que no lo encontramos.


Tras preguntar a los paisanos de un pueblo cercano llamado Seno, nos volvemos a La Algecira, donde está la vía Atraviesados, de la que llevamos el croquis de Luichy, para pasar la noche allí.




29 Marzo
Nos levantamos relativamente temprano ya que el plan inicial es hacer los dos primeros largos de la vía Atraviesados, luego irnos a buscar el Sector Conglomerado, escalar en él y finalmente volver a Madrid.

Muchas cosas queremos hacer en un día…


Ya el día anterior habíamos visto que para pasar al otro lado del río donde se encuentra la pared, no quedaba otra que pasar por un sitio donde había un "puente" hecho con hormigón por el que deja pasar el agua por encima.


Al parecer había una especie de puente de madera, hecho con pales, rio abajo pero estaba destrozado.

Suponemos que en otra época del año el rio bajará con menos caudal pero ahora lleva mucha agua y mucha velocidad.

Mi furgo no es muy alta y de 4x4 nada, así que no quedaba otra que descalzarse, arremangarse los pantalones y pasar con mucho tiento.

Estamos en estas cuando de repente se acercan los forestales en un antiguo Jeep.

¡Corre Yago parales para pedirles que nos crucen el río, mientras yo voy cogiendo una bolsa estanca para los móviles!

Al rato Yago se acerca al coche y me dice que si nos ayudan a cruzar.

Genial!

Nos colocamos las mochilas y seguimos al coche en el que se ha metido ya el forestal y que extrañamente vemos como avanza y avanza…y cruza el río, y sigue alejándose, y sigue hasta que lo perdemos de vista o_O

¡WTF!... Nos quedamos bocas…

Yago me comenta que durante la corta conversación mantenida con ellos, al finalizar, le dijeron: “¡Venga pues!”.
Esto lo interpretó como que sí, pero deducimos que sencillamente era una despedida en plan “¡Suerte!”

Visto lo visto decidimos auto-asegurarnos aunque se mojase una de las cuerdas un poco ya que las posibilidades de que acabásemos arrastrados por la corriente eran altas.


Para ello usamos la señal como modo de retener al compañero si se cae, y un palo para evitar que la corriente nos desequilibre.
 
Yago es el primero en pasar mientras yo le aseguro.


Al ser más alto, con remangase los pantalones le vale. Yo, al ser más bajito me tocará quitármelos. Pero no es la primera vez que me toca ;)

Veo a Yago que pasa con mucho tiento lo cual me hace dudar de las posibilidades que tengo (al pesar menos y ser más bajo) de acabar empapado de cintura para arriba.

Tras unos momentos de tensión Yago consigue pasar sin consecuencias al otro lado.

Ahora me tocaba a mi y la cosa se ponía fina nada más salir al agua.


El problema es que el hormigón está muy resbaladizo y es como caminar por hielo con zapatilla de correr por pista.

Sin dudarlo me salgo del hormigón y me pongo por el lado derecho de este, donde la graba se acumula y lo hace más viable resistir a la corriente. No obstante, un par de sustos me llevo.


Gracias a que Yago ha pasado la cuerda por un árbol al otro lado no me voy al agua.

Ya los dos al otro lado y como hace muy bueno, nos secamos rápido, nos vestimos de nuevo y comenzamos a subir por las repisas que se formar seguramente para cultivar.


Aproximadamente una hora después de salir del coche estamos a pie de vía.


Los largos ya estaban repartidos desde el desayuno.
A mi me tocaría el primero y a Yago el segundo.


Hay ganas de escalar y me meto sin mucha dilación.


Enseguida descubro que la roca en este primer tramo está muy descompuesta y aviso a Yago de que esté atento por si grito “piedra” en cualquier momento para no tirarle ninguna encima.


Escalo este primer tramo, que rondará el Vº/V+, antes del artificial como si fuera por unas cajoneras…es decir tirando hacia abajo y nunca hacia afuera.


El artificial es equipado, pero ya desde la primera chapa veo que me va a tocar estirarme mucho para alcanzar la última.


No me equivoco…bueno sí. En realidad no llego.
Si hubiera traído una uña habría podido hacer un paso entre medias y haber alcanzado el siguiente seguro, pero no la tengo y lo que llevo no me vale para los pocos huecos que hay entre un seguro y otro.

Toca salir en libre.

Aviso a Yago que esté atento ya que no sé si conseguiré dar el paso a la primera.

La suerte está de mi lado. Con un impulso consigo llegar a una pequeña presa que me deja colocar el pie derecho bastante bien y tirar hasta colocarme al lado de la chapa consiguiendo chapar. Calculo que será un paso de 6a.


Desde aquí la cosa relaja mucho (Vº) y la roca empieza a ser de muy buena calidad. Tanto que los huecos para proteger no son muchos y hay que echarle imaginación.


Tras unos 40m de recorrido llego a la reunión, que son dos chapas sin argolla, y aseguro a Yago.


Con una posición privilegiada ya veo que saldrán fotos espectaculares.

Al poco de comenzar de repente las cuerdas se tensan. Al parecer Yago se ha quedado con un trozo de roca en las manos y ha caído. Por suerte sin mayores consecuencias.

Luego escala sin mayores problemas el resto del largo.


Os pongo esta pero salieron muchas muy bien también.



Tras llegar a mi lado toca cambiar el cabo del miedo y pasarle el resto de cacharrería varía.


Desde aquí también tendré posición privilegiada para hacer buenas fotos.


 Os pongo las dos porque no sé por cual decidirme :D


Una vez Yago ha llegado a la otra reunión me avisa y salgo sin más.

Nada más empezar me doy cuenta de que la roca es mucho menos adherente en este tramo y toca colocar muy bien los pies. Rondará el Vº/V+.

La salida del largo es una salida algo más atlética junto a una pequeña sabina que asoma tímida en un agujero junto a una laja. V+.

Desde aquí es caminar hasta la siguiente reunión que está más baja respecto a donde sales.


Al llegar a donde esta Yago compruebo que solo hay una argolla para el rappel, por lo que tenemos dos opciones para hacerlo más seguro: Poner un cordino que una ambos seguros o dejar un maillón en el otro seguro que no tiene argolla.
Optamos por esta última opción y de paso ayudará a los siguientes repetidores a bajar de dos puntos.

Nos os lo llevéis perracos, y pensad en los demás ;)


Un bonito rappel de 30m muy justos, nos deja en el suelo de nuevo.


Tras recoger, rezando porque no se quede la currda en ninguna de las sabinas que afloran por la pared, comenzamos la bajada (por la izquierda de árbol tumbado mirando al río), esta vez guiados por algunos hitos que vamos encontrando.


Al llegar al río de nuevo realizamos la misma operación. Pero esta vez sería yo el que fuera primero.


Ya al otro lado decidimos no entretenernos mucho y solo picar algo de comer para ir a buscar rápidamente la otra zona. El Sector Conglomerado.

Ahora con luz y algo más de tiempo. y ya sabiendo cómo eran las carreteras, cogemos el camino correcto. Pero cuando llegamos al sitio donde se supone están las vías, descubrimos que en su lugar hay una nueva presa del pantano :/


Y es que las máquinas se han comido, literalmente, la zona de escalada.


Desilusionados por ello decidimos damos por terminado el día e ir a conocer los bares del cercanos pueblo de Castellote.


Luego, comida rápida en un restaurante en el que estuvimos aquella vez que fuimos a escalar al Organo de Montoro y sin parar, directos a Madrid.

Volveremos ya que aquí hay mucho que rascar y posiblemente que abrir ;)


Más información de la zona que encontré después del viaje: Aquí de la vía y aquí de más vías de varios largos por la zona.