3 de agosto de 2015

UNA BATALLA MÁS CONTRA EL TIEMPO (MONTE PERDIDO, ORDESA)

No es la primera vez que voy a este parque nacional que llaman de Ordesa y Monte Perdido.
De hecho las dos anteriores acabaron con noches del loro. Una tras escalar el fantástico Tozal del Mallo  a primeros de Mayo y la otra en invierno, intentando hacer la Norte de Monte Perdido con una de esas experiencias que te marcan para toda la vida, hace muchos años, antes de que tuviera el blog incluso.

Esta vez, aprovechando un hueco entre semana que tenía entre tanto trabajo de guía, propuse a Ori  acercarnos sin plan fijo al pirineo.
Tan solo un montón de material en el que había un poco de todo. Desde crampones y piolets hasta kits de ferratas, pasando por esa tienda de montaje en 1s que aun conservo.

Con la furgo hasta arriba y esperando a que La meteo que viene nos diese el parte para estos días nos lanzamos en las clásicas 6h de viaje por la A2 hasta Torla, el día lunes 27 de julio.



Lunes 27 JUL15
La vez que estuve en este lado del pirineo con Alberto era Mayo y no tuvimos problemas en pasar hasta lo que llaman la pradera, pero ahora es temporada alta y cierran el paso a vehículos privados y toca subir en el bus (4,5€ ida y vuelta px), o patear el tramo de carretera que según nos dicen es una hora y media más.


Ya de camino vemos mucho cartel con el mismo lema: “Prohibida la pernocta” en muchos de los posibles lugares que vemos y aun más mosqueante es que no hay nadie arriesgándose a incumplirlos, por lo que nos informamos en donde venden los tickets para el bus y nos advierten de que las multas están a la orden del día y era recomendable ir a un camping.

Hacemos de buenos ciudadanos y nos vamos al camping que está más cerca de la entrada al parque. San Antón.


Es pequeño pero muy bien montado y además los dueños muy majos.


Una cena temprana y a dormir que mañana empezaba el jaleo.



Martes 28 JUL15
No madrugamos más que para salir a las 12:00 del camping.


Este día lo usaríamos tan solo para subir hasta Goriz.
Mientras consumimos el completo desayuno miramos el blog de la meteo que viene y descubrimos que nuestros planes debían ajustarse a quién al final casi siempre tiene la última palabra. La meteo.

El montañero propone y la meteo dispone.

Según la previsión, parece que el miércoles 29 será el último día que tendremos de buen tiempo y ya por la tarde noche comenzará la fiesta en el valle, siendo el jueves 30 y el viernes 31 (día de nuestra vuelta a Madrid), los más heavys en precipitación y tormentas.

El plan estaba claro. Ya sabía lo que era una tormenta en Pirineos y no quería bajar durante más 4h con mala meteo por el valle.
Nos tocaría subir y bajar en el día el miércoles si queríamos intentar la cima del Monte Perdido. Lo normal es usar un día para subir a Goriz, otro para la ascensión y uno más para la bajada. De esta forma se hace mucho más llevable y cómodo los más de 2000m de desnivel positivo
El resto de planes/ideas se anulaba por mal tiempo.

Este lado del valle solo lo conocía hasta el Tozal del Mallo y tengo curiosidad por saber porque es el más visitado de España.

Cogemos el bus y nos sorprende que está hasta arriba.


De hecho terminamos de llenar las plazas justo nosotros.


Poco rato después entramos en el hayedo que nos acompañará durante gran parte del recorrido haciendo más agradable la subida ya que te protege del sol.


La cantidad de gente que hay es realmente sorprendente.
Cuesta hacer fotos sin que salga alguien en ella.
A pesar de eso, el lugar es espectacular.

Después de varias cascadas y multitud de gente parada en las curvas por fin llegamos al circo en sí.


Los árboles desaparecen de nuestro techo y el justiciero sol se hace dueño del entorno.

Tras un rato llegamos a la famosa cola de caballo.


Una de esas cascadas que ha sido fotografiada cientos de veces y a pesar de haberla visto muchas veces en foto impresiona verla en directo a pesar de la escasez clara de agua.


A su derecha están las famosas clavijas de Soaso que decidimos coger para evitarnos el cuestón de las zetas que enlazan con la senda de los cazadores y que quedan a la derecha de las clavijas.

Las calvijas van por el muro que se ve a la izquieda del techo, en el centro de la imagen

De la gente que sube va por las zetas. Solo nosotros subirmos por las clavijas.


Este es el primer sitio en donde comprobamos el desgaste tan brutal que tiene la roca por el paso de miles de personas por estos caminos.


Ya pasadas las clavijas que es una especie de ferrata de cadenas de unos 60m de recorrido, se llega a la parte de arriba donde se comienza con un ascenso algo más suave pero continuo y que siguiendo las eventuales marcas del GR11 te dejan en el Refugio de Goriz.


Desde este final de las clavijas las vistas son preciosas.


Poco antes de llegar al Refugio de Góriz descubrimos este cartel al que decido hacerle una foto para luego leerlo con tranquilidad ya que no llevo las gafas de cerca…cosas de la edad.


Luego comprobaría que se trata de un aviso sobre el reciente cambio del PRUG del parque en el que se aumenta la altitud del lugar de pernocta a 2500m en el caso de la zona de Goriz. Antes creo que era a más de 2000m (Góriz está a 2195m).


No obstante al llegar vemos que la norma no se está cumpliendo aun ya que unas 20 tiendas pueblan los alrededores del Goriz y están totalmente a la vista.


Los más “listos” se preguntarán como te pueden multar si dejas la tienda y montada y te vas a hacer la actividad. Fácil. Debes registrase si quieres montar la tienda en las inmediaciones del refugio y te lo advierte otro cartel cerca de la estación meteorológica que hay cerca del refugio.


Actualmente el refu está en obras de ampliación…no de plazas sino de espacio para ofrecer más calidad dando habitaciones independientes de hasta 6 plazas.


Qué como lo sé? Pues porque según entramos en el refugio para apuntarnos por la tienda y a solicitar dos cenas, me encontré con uno de los compañeros con los que estuve en Aragón sacándome el TD1 hace ya unos pocos años.
Un abrazo y muchas gracias por todo de nuevo Raúl!... por si lo lees ;)


Tras la cena, preparación de la mochila y a dormir pronto que mañana suena la alarma a las 04:30!!!




Miércoles 29 JUL15
La tienda es demasiado pequeña y a pesar de haber colocado todo en plan tetris pasamos mala noche entre el viento y la imposibilidad de cambiar de posición, por lo que casi se agradece levantarse.


Desayunamos de frio dentro de la tienda.

Al salir descubrimos un cielo feo y amenazante con un aspecto nada halagüeño.


No hace frío pero aun así sabemos que arriba hará viento por lo que en las mochilas llevamos ropa de abrigo.


Según subimos nos vamos encontrando con que tenemos cada vez más cerca esas nubes.

También nos encontramos con otros pasos de cadenas igual de sobados que las clavijas.


Tras un largo rato llegamos por fin al lago helado.


Que da acceso a la famosa escupidera.


Para llegar a ella hay que subir una cresta en la que hay algún paso tonto, pero que sin llegar a ser problemática.


Luego comienza lo que unas chicas asturianas con las que coincidimos en la cena del refugio definieron con un tramo “gocho”. Se trata de un pedregal muy empinado en que inevitablemente tocaras con las manos en algunos tramos para caer al suelo.


A esto hay que añadir que aquí el viento se hace dueño y señor del lugar y dificulta aun más el ascenso.

Poco a poco y sin prisas subimos hasta el collado donde termina la gran cuesta.

Desde aquí en pocos minutos y subiendo de nuevo pero esta vez a la derecha, se llega por fin a la cima de Monte Perdido, 3.355m.


Son las 10:15.

Tras comer algo sentados al refugio de los para vientos de piedras que hay en la cima, comenzamos el laaaargo descenso.


Tras bajar de nuevo al lago helado, el tiempo ha mejorado mucho y hace muy bueno.


Aunque las nubes aborregadas del cielo ya nos están mandado señales de que en pocas horas la cosa cambiará de aspecto.


Solo esperamos que sea cuando ya estemos en Torla.

Tardamos en llegar al refugio, donde tenemos la tienda, esterillas y otras cosas guardadas, 3h.
Hacemos parada rápida de apenas 45min y continuamos camino.


Los pies se quejan y las horas de pateo acumulado hacen mella en nuestras piernas.


Ambos reconocemos que se nos hace demasiado larga la bajada y es que aunque estábamos preparados psicológicamente para el pateo, las casi 14horas de actividad que resultan nos dejan en el bus con la única intención de quitarnos las botas para descansar los pies.


Tras llegar de nuevo a Torla no nos lo pensamos mucho. Volvemos al camping San Antón, cenamos, nos duchamos y al sobre sin más dilación.



Jueves 30 JUL15
La meteo que viene acierta de lleno y se pasa toda la noche lloviendo de manera intermitente y amanece igual.


Tenemos que dejar el camping a las 12:00 por lo que tampoco nos pasamos con la hora de levantarnos.


Llueve a mares y en mi furgo es un rollo cocinar dentro por lo que decidimos darnos el gusto de desayunar en el bar del camping.


Hoy es nuestro día de “lujo” tras las penurias y nos animamos a pasar al otro valle y conocer el famoso balneario de Panticosa.


Tiramos la casa por la ventana y hasta solicitamos masaje deportivo completo.


El sitio merece la pena mucho.

¿Cómo identificar a un escalador en un balneario? 
Porque siempre está con las manos fuera del agua para que no se le vaya el callo :P

Tiene casi de todo.


Y nos pasamos allí casi todo el día.


Quizá demasiado.

No son dos pies son dos pasas

Y justo antes de convertirnos en ranas…


Salimos del balneario para bajarnos al pueblo a buscar un sitio para darnos un homenaje cenando en uno de los mejores restaurantes de Panticosa.


Tras unas llamadas a amigos y unas vueltas por Panticosa descubrimos el lugar que buscábamos.


El Mesón Sampietro.


Dónde no nos podemos resistir a una sopa de ajo.


Y a su carne hecha en horno de leña.


Creo que he cenado demasiado…


No nos complicados mucho la vida buscando un sitio para dormir dado que la lluvia es la que manda, por lo que nos bajamos al parking del teleférico donde existe un aparcamiento específico para caravanas y en las que hay varias ya aparcadas.


A dormir.



Viernes 31 JUL15
Este día lo usaríamos para volver sin prisas por lo que con la mente abierta para lo que surgiese.

Desayunamos en un hueco que nos deja la lluvia que sigue siendo bastante fuerte. Nada más montarnos de nuevo vuelve a caer y así todo el viaje.

Según vamos por la carretera de repente Ori me advierte de una peculiar cresta que se ve a la derecha. Hecho un vistazo rápido y tengo un flash.
Esta cresta era una de esas vistas pendientes que tenía de esta zona.

Nos salimos en la primera salida que vemos tras localizar la cresta y es justo la que nos lleva a estas tras cruzar un paso a nivel sin barreras que hay en la pista asfaltada.


Esta carretera o pista, te lleva al antiguo pueblo de Rapún, nombre que da a esta peculiar escuela que mezcla arenisca y conglomerado a primera vista.


Nos paramos y me acerco a ver la zona.


Allí hay un cartel que advierte de que parte de la pared está regulada por nidificación de primeros de Mayo a mediados de Julio.


El sitio tiene mucho encanto y hacer la cresta desde el pueblo tiene que estar cuanto menos interesante.


Apuntada para una próxima vez ahora que ya la tengo localizada.

Croquis de rapún en un cartel en el acceso a las paredes

Tras 4h más de viaje llegamos por fin a casa.
Y en mi caso con la pilas cargadas para seguir con el trabajo de guía! ;)