22 de mayo de 2017

NACIDOS PARA ESCALAR (FILOSOFANDO…)

Muchos conoceréis el libro de Nacidos para correr. Un Best Seller de 2011 (EEUU 2009) que entre otras cosas y resumiéndolo mucho, habla sobre los tarahumaras y sobre la evolución que nos llevo a ponernos en pie y como nos adaptamos a la caza de resistencia aprovechando esa evolución y también  la refrigeración de nuestro cuerpo mediante la sudoración.
Como digo resumiéndolo mucho.


Estoy de acuerdo. Pero…la realidad es que primero nacimos para escalar.

Mecánicamente estamos hechos más para escalar que para correr. Esa conocida debilidad de las rodillas (un golpe lateral, no demasiado fuerte, puede desencadenar varias roturas de diferentes tendones) seguramente sea debida a que aun no hemos evolucionado lo suficiente para estar en esa postura.
En cambio, escalando y usando ambas extremidades (brazos y piernas), somos capaces de subirnos a ciertas alturas, desde apenas los dos años, sin demasiadas dificultades.


Muchos bebes, incluso antes de ser capaces de caminar erguidos, ya son resolutivos “escaladores” de diferentes muebles.

Hasta los 6 años pensaba que me llamaba bajatedeahí

El trepar es un instinto que tenemos muy arraigado en  nuestros genes y que a partir de cierta edad comienza a disiparse por diferentes motivos, como por ejemplo el miedo que se nos inculca a que la altura conlleva una posible caída y esta al accidente.

Luego, con el tiempo, algunos nos “olvidamos” de esas advertencias y volvemos a los inicios probando la escalada y teniendo esa sensación de volver a ser niños/as.

Muchos me diréis que con las manos sí pero, ¿y los pies?
Bien es cierto que esa evolución que nos ha hecho ponernos erguidos, hizo que los dedos de los pies se acortaran y dieran paso a dedos menos prensiles y poco prácticos a la hora de escalar.

No obstante, en gente que tiene problemas de movilidad en los miembros inferiores, con entrenamiento y paciencia, puede llegar a usar sus pies casi como sus manos.

Aun recuerdo allá por 1995, un DJ, (Pascal Kleiman) al que le faltaban los brazos de nacimiento, era capaz de pinchar, con los pies, discos de vinilo, sin ninguna ayuda exterior  ¡Y además era (y es) muy bueno!

Pero como la paciencia nunca ha sido el fuerte del ser humano, hemos preferido adaptar el calzado y las suelas al medio para solucionar esa “involución” que nos ha hecho el caminar de pie.

Aun así, hay una pequeña (r)evolución de escaladores que se ha animado a eso de escalar descalzo y están consiguiendo verdaderas brutalidades.


Así que cuando veas a tu hijo/a escalar algún mueble, subirse a un árbol o a una piedra, no le desanimes, ni le digas que se va a hacer daño, mejor evita que se lo haga ayudándole a bajar y explicándole, o haciéndole entender, la primera regla de la escalada: Si te quieres subir a un sitio, pregúntate antes como bajarás de él.

15 de mayo de 2017

LA NUEVA GUÍA DE ESCALADA EN ROCA DE CHAMONIX DE ROCKFAX 2017 (GUÍAS)

En el verano de 2009 estuve escalando en roca en la zona de Chamonix y en aquél momento, nos fuimos a la aventura solo con la guía de las 100 mejores vías seleccionadas por el mítico Rebuffat.
Luego, allí descubrimos que la gente iba a hacer fotocopias en “La Casa de la Montaña” de las antiguas y descatalogadas guías previo pago de estas.

Por suerte (o por desgracia, según se mire), esos tiempos ya pasaron y ahora por fin tenemos una guía en condiciones, de la mano de Rockfax, para poder planear ese viaje que a mi modo de ver es imprescindible para todo escalador clásico de roca.


Respetando las diferentes opiniones, para mí, la zona de Chamonix, es el sitio más bonito donde he tenido la suerte de escalar hasta la fecha.


Eso de entra por un glaciar con todo el equipo invernal puesto, llegar a la rimaya, guardar todo en el mochilón, calzarse los gatos, escalar un paredón de granito excepcional, con buen clima y luego bajar por otra pared a otro glaciar y volver a ponerse los crampones para cruzarlo es realmente mágico.


Lo mejorable:
Sobre la guía, que es de lo que va este post, empezar diciendo que es un libraco que no llevarías en la mochila de ataque por su tamaño y peso.


El texto no está pensado para gente que ha pasado los 40 y “disfruta” de presbicia.
Otro “pequeño detalle”, es que está en inglés y para los que no estamos duchos en dicho idioma es un poco puñeta

Lo bueno:
Uno de los motivos de ese “gordura” es que las explicaciones de las vías y los croquis salen en la hoja de al lado, no teniendo que ir a buscar la información en otras. Esto hace que lógicamente aumente la cantidad de hojas, pero mejore la experiencia del escalador/lector.

Me encanta por ejemplo el detalle de que muestre una relación de dificultades respecto a las zonas reseñadas, lo cual ayuda mucho cuando se plantea el viaje.


Decir también que los descensos, rappeles y aproximaciones están muy bien explicadas, cosa en la cual no se suele gastar tanto tiempo en las guías de escalada y aquí se prioriza quizá más que la escalada en sí. Para mi muy lógico.

Cuando llegamos a las últimas hojas vemos que viene además una buena relación de zonas deportivas (de un largo y varios), para aquellos días en lo que arriba hace malo o sencillamente queremos bajar el nivel de estrés y sufrimiento, pero estando activos.

Conclusión:

Muy recomendable si estás planeando escalar en roca en la zona y quieres llevarte preparados varios planes, siempre que seas capaz de leer correctamente en inglés.
Resumiendo, una guía hecha por escaladores para escaladores.


8 de mayo de 2017

CRUCE DE CAMINOS (PANCORBO, BURGOS)

Ya había ganas de viajecito fuera de las ficticias fronteras madrileñas y en este caso nos decantamos por una nueva escuela a visitar en el Norte de Burgos.

Pancorbo.

De esta escuela se dice que el ruido es su mayor problema, pero la realidad es que no más que, por ejemplo, el Pico de la Miel La Cabrera. Eso sí, la N-1 está más cerca y las vías de tren por el que pasan trenes de mercancías y de pasajeros de vez en cuando lo hacen un poco más ruidoso.

El pueblo es una preciosidad que se mantiene vivo gracias a la cantidad de camiones que hacen parada en sus múltiples bares y alojamientos. Y es que el desfiladero de Pancorbo (Puente curvo) es el paso natural por el que pasan al día cientos, sino miles, de camiones viajando de Norte a Sur y de Sur a Norte.

Día 3 Mayo
Estamos en temporada alta de mi trabajo como guía y toca ajustar al máximo el tiempo si además quiero escalar, por ello, tras terminar de trabajar a medio día, cojo la mochila, la meto en la furgo y me voy a buscar a Yago para subir hasta Pancorbo.

Tras 3h y media de viaje, sin peaje, llegamos al pueblo cuando las luces acaban de desaparecer.

Un rodeo a la localidad, en busca de un lugar para dormir, y una corta conversación con la camarera de un bar para confirmar la seguridad del lugar de pernocta es lo que nos da tiempo a hacer antes de irnos a dormir.

Día 4 Mayo
Nublado y con una temperatura perfecta para escalar en caras Sur amanece.

Lugar de pernocta a las afueras el pueblo, cerca de la iglesia de Santiago 
y un poco antes del desvio de los sectores

Desayuno rápido y nos vamos a buscar el bar Dos Hermanas donde según la revista Desnivel nº 203 donde salen algunos croquis de la escuela, dice hay una guía y en algún otro lado he leído que el dinero de esta se invierte en el reequipamiento de la zona.

El bar está cerradao desde hace varios años

Al llegar vemos que está cerrado, por lo que optamos por ir al ayuntamiento que está justo a su lado.

Allí poco nos pueden decir pero nos dan la información que disponen muy amablemente.

Al salir, Yago me insiste en tomar un nuevo café, en el bar La Plaza, que está frente al Ayuntamiento, antes de meternos en faena y allí nos encontramos con Philipe, un francés vestido con ropa de trabajo, que se presenta como “el único escalador de Pancorbo”.
Mantenemos una animada e interesante conversación, sobre escalada como no, que termina con un intercambio de contactos y, quien sabe, futuras escaladas.

Tras despedirnos regresamos por donde hemos venido y cruzamos el pueblo dirección Vitoria. Justo antes de incorporarnos a la N-1, sale una pista asfaltada que va a una depuradora. A su derecha sale una pista de tierra que termina frente a las paredes que llaman zona principal, en su margen derecha, donde está el Sector Desfiladero.

Acceso a sectores. Entre los dos parking está al depuradora que en esta captura del GoogleMaps no aparece

Revista Desnivel en mano, vamos identificando las vías, también gracias a los nombres puestos en piedras pegadas o apoyadas en los pies de vía.

Panoramica de ambos sectores. Cuevas a la izquierda y Desfiladero a la derecha

No hay que ser muy ambicioso cuando se viene a una escuela nueva y menos si es al Norte de España, por lo que comenzamos por lo que pensamos es más sencillo.

Yago en Congelante Vº

Según avanza la mañana el sol se deja ver y por fin guardamos el forro y toca echarse crema para no quemarse.

Yago en la vía más bonita escalada en esta visita, Alucinogena V+

El día pasa volando cuando uno lo está pasando bien y sin darnos cuenta ya hemos pasado el mediodía.


Es entonces cuando decidimos subirnos al sector Cuevas que está un poco más arriba.

Panorámica desde el parking de arriba frente al sector Cuevas

Este sector tiene restricciones por nidificación y así lo indica un cartel que hay en su acceso.


Curiosos es de reseñar que han puesto unas marcas rojas donde han delimitado la escalada para que se sepa hasta donde se puede subir sin molestar a las aves.


Según nos ha dicho Philipe, precisamente esa zona es la más chula, pero solo se debe escalar ahí desde agosto hasta enero.

Una de las cordadas en la expuesta vía Oskar, 6a

También Philipe nos comenta que no viene nadie a escalar por aquí, pero a pesar de ser un día entre semana y de dudosa meteo, nos encontramos con varias cordadas en la zona.


Cuando son las 19:30 decidimos dar por terminada la actividad y empezar a recoger, ya que nos quedan 3h y media de viaje, y tenemos que comer algo y disfrutar de la merecida clásica.

No quiero cerrar este post sin hacer mención a Gonzalo Escribano, escritor del artículo del Desnivel nº 203 y amigo, que falleció hace unos años.


1 de mayo de 2017

LA NUEVA GUÍA DE ESCALADA EN ROCA DE MONTREBEI 2017 DE LUIS ALFONSO (LUICHY)

Dicen que Terradets es para niños, Regina para hombres, y Montrebei para súper hombres.

He de reconocer que no he escalado en ninguna de las dos primeras. En la última solo un par de sus vías (una en cada pared) y una de ellas no pude terminarla. Estoy de acuerdo en lo que dicen de Montrebei.

Aun así no descarto volver en un futuro por estas paredes, espero que con la lección aprendida de las anteriores vistas. Por ello, me animé a adquirir la nueva guía de Luis Alfonso (Más conocido como Luichy), en la que reseña las vías de las dos paredes que tiene este aun salvaje sitio.

La guía:
Se trata de una guía de tamaño justo y peso aceptable, consiguiendo que no sea exagerado para decidir llevarla en la mochila en nuestras escaladas o hasta pie de vía.
La guía está dividida en dos partes, literalmente. Es decir, que la mitad de la guía es para la pared de Aragón y la otra para la pared de Cataluña.


Para diferenciarlas una está en una dirección y la otra en la contraria.


Como es habitual en las guías de este incansable equipador, viene reseñada con un excelente dibujo y con fotografía.

El croquis se ve borrosos porque lo he difuminado adrede


Lo bueno:
Nunca me han defraudado las guías de Luichy y en este caso tampoco. La calidad y exactitud en los detalles de cada vía siempre me ha dejado alucinado. No necesita ser un croquis de altísima calidad en el detallle para ser un gran croquis y todos los que hace son excepcionales y una referencia para todo aquel que se quiere meter en grandes paredes.

Lo mejorable:
En realidad, no puedo decir nada mejorable de esta guía. Lo único que puedo hacer en este apartado, es invitar a otros creadores de guías a “copiar” su estilo y calidad en sus futuras publicaciones.

Conclusión:
Una guía excepcional, como todas las que tengo de Luichy, con un precio muy aceptable (25€ me costó en Desnivel) y que aunque solo tengamos pensado ir una vez, merece la pena tener por además las historias que cuenta de algunas de las vías.

24 de abril de 2017

Y SI SOLO ESCALAMOS (PLACA DEL PEÑOTILLO BAJO, NAVACERRADA)

Parece que han pasado años desde la última vez que coincidimos los cuatro; Antonio, Miguel, Yago y yo. Y casi así ha sido.

Pero como casi todo en la vida, con paciencia e insistencia al final todo cuadra y se puede pasar un día de escalada entre amigos.

Aprovechando los altos conocimientos de Miguel y Antonio sobre lugares “escondidos” de las multitudes, nos llevan a Yago y a mí, a una zona a la que teníamos ganas desde hace tiempo.
Los Almorchones.

Para llegar a esta quedamos en el parking de La Barranca.

Desde aquí en unos 20min de tranquila subida llegamos a la zona que pretendíamos.


Pero cuan es nuestra sorpresa al descubrir que ha sido desequipada y de malas maneras, doblando espárragos a diestro y siniestro.


Una verdadera pena ya que el lugar tenía unos recorridos la mar de interesantes.

Entendemos que no se trata de un desmantelaje por parte de alguna organización en defensa de fauna, sino las clásicas rencillas personales o no entre equipadores y puristas.

Al final salimos perdiendo todos y dejando los riscos con acero retorcido en una muestra de frustración por ambas partes que desconcertará a cualquiera que lo vea por ese sinsentido.

Con ese desconcierto Miguel y Antonio nos invitan a subir un poco más hasta lo que llaman la “Placa del Peñotillo bajo”.


Tras 15min más de subida llegamos a los pies de esta placa tumbada que ofrece varios recorridos lógicos.


No llevamos la guía de Tino Núñez, por lo que tiramos de IA e imaginación, recorriendo la pared por tres recorridos que nos parecen los más lógicos.


Antonio y Miguel hacen cordada y Yago yo la otra.

Miguel, con maña y un poco de material extra protege la vía central.


Usando fisureros, chapas recuperables, cáncamos y alguna tuerca con su chapa para “asegurar” los pasos de adherencia en los machacados seguros fijos que tiene también esta pequeña pared.


Decidimos dejar montada una reunión arriba para usarla para rappelar ya así aprovechar para hacer las otras líneas.


Son rápidas, fáciles y divertidas.


Eso hace que en pocas horas estemos listos para bajar.


Y es que por la tarde trabajo cómo técnico deportivo de escalada y todos bajamos juntos para al menos compartir un bocadillo rápido y en el caso de ellos algún vino y cerveza.


¡Un placer chicos!

17 de abril de 2017

GAFAS DE ASEGURAR CLIP UP DE Y&Y VERTICAL PARA LOS QUE LLEVAN GAFAS DE LEJOS (MATERIAL)

Siempre he pensado que es muy arriesgado para una empresa apostar por la creación de un producto para un público minoritario, ya que el reporte en beneficios siempre será menor.

No obstante seguro que ese porcentaje, lo agradecerá y recomendará.

Es precisamente caso de la nuevas gafas de asegurar de Y&Y pensadas para gente que usa gafas de lejos.


Este no es mi caso, pero a las gafas se le puede dar un uso que soluciona en parte un detalle que ya mencioné cuando hice la review del anterior modelo.

Cuando el sol está en lo alto no podremos usar las antiguas a no ser que nos pongamos unas gafas de sol con cristales muy polarizados para evitar quemaduras en la retina. Aun así no debemos estar mucho tiempo usándolas cuando el sol está en el zenit como supondreis.

Con este nuevo modelo al acoplarse, mediante la pinza incorporada, a muchos modelos de gafas de sol, no es necesario andar controlando la posible caída de las gafas de asegurar por el volumen que ocupa en nuestras orejas y nariz llevar dos gafas puestas y además estar atento a nuestro compañero y sus a veces erráticos movimientos buscando el agarre perdido en ese descomunal desplome.


Tras estos detalles pasemos a resumir lo bueno y lo mejorable tras el testeo de las gafas de asegurar CLIP UP de Y&Y.


Lo bueno:
La posibilidad de usar por los que llevan gafas de lejos y su sencillez en el cambio de posición cuando no las estamos usando.


Su reducido peso para que sea posible usar con gafas ligeras.


La posibilidad de poner en muchos modelos de gafas de sol para poder usarlas cuando el sol empieza a estar por encima de nuestras cabezas.


Lo mejorable:
Lo único a destacar mejorable es que no vale para todas las gafas de sol. Si son demasiado curvadas en la parte central no quedarán bien ajustadas por lo que si somos de los que usamos gafas con un ángulo muy cerrado puede que no podamos ponerlas en ellas.
Una solución que se me ocurre es que la pinza tenga una pieza que vascule hacia los lados para que se acople a la curvatura de la gafa de sol.



Conclusiones:
Una nueva innovación en las gafas de aseguramientos de los chicos y chicas de Y&Y que hacen, actualmente las mejores gafas de aseguramiento del mercado combinado calidad, precio y además haciendo productos para todos los públicos. Encantado con ellas.



10 de abril de 2017

ENTRENAMIENTO PARA PATAGONIA (07) – LOCO, ARREPENTITE SOLO DE NO HABERLO INTENTADO (EL CHALTÉN, ARGENTINA)


Miro la hora y veo que son las 07:10.
Sacamos la cabeza por la puerta y el cielo es de azul intenso y el viento es casi nulo.

Parece que la ventana se ha atrasado.

Aun tumbados en los sacos discutimos qué hacer.

Está claro que a la cima no nos da tiempo. ¿Quizá a la base del glaciar? Pero tampoco sabemos si esta ventana aguantará mucho.


¿Lo intentamos? – Le digo a Yago sentándome.
¿Ya que estamos aquí? –
Responde positivamente.

Nos levantamos, desayunamos lo previsto y salimos camino arriba.


Lo primero es conseguir agua y en las inmediaciones solo encontramos una zona en la que chorreaban hilos del líquido elemento “filtrados” por el musgo.


Esperemos que no nos dé cagalera…

Tras coger agua continuamos hasta el derrumbe. Allí nos encontramos con la mejor vista que podíamos imaginar.


El Cerro Torre, con su glaciar debajo.

Una pena solo disponer de la GoPro para hacer fotos, ya que la vista era mágica y hubiera estado genial si se pudiera haber usado el zoom de la mojada cámara de Yago.


Con la reciente lluvia que había caído, que arriba seguramente había sido en forma de nieve, se podía apreciar el perfil blanqueado de esta impresionante aguja.

Una hora después llegamos al rio que nos habían comentado, donde se puede coger agua sin problemas (con poco minerales recordemos) y vemos el lugar de vivac perfectamente, antes de cruzarlo.


Es lo que tiene el ir por primera vez a un sitio.

Desde aquí la cosa se pone pina y bastante peligrosa ya que toca caminar por terreno inestable y difícil de seguir pero siempre hay tiempo para un selfi :P


Al final subimos por donde podemos.

A la bajada seguro que se ve mejor.

Cuando el lado izquierdo se vuelve demasiado vertical pasamos al otro lado del rio.


Aquí Yago me ha sacado bastantes metros de distancia. Y es que en las subidas se nota mucho la diferencia de altura, y más en ese terreno en el que das un paso y retrocedes dos en muchos casos.

Decido darme un respiro, comerme una barrita, dar un buen trago de agua y hacer una foto con la GoPro.

Quién me iba a decir que justo esta magnifica foto sería la última que podría hacer del Cerro Torre

Pipipipi…

De repente la GoPro empieza a pitar cada vez que intento hacer otra foto.

Miro la pequeña pantalla y descubro con horror lo que pone.

FULL

La tarjeta está llena y no me deja sacar más imágenes.

Como no he traído el móvil, no puedo acceder a las opciones, mediante la app, para borrar alguna foto o vídeo, así que opto por intentar bajar la resolución de las fotos para que así me deje sacar alguna más. Después de trastear un rato, descubro que no se puede hacer si no es con un terminal con la app instalada.

Resignado me quito la mochila de la espalda y guardo la cámara en la seta.

Miro para arriba y veo que Yago ha desaparecido de mi vista. Entiendo que se ha metido detrás de algún recoveco que me impide verle.

Sigo subiendo pesadamente hasta que de nuevo le localizo.

Ha llegado a los picos que veíamos y no ve por donde seguir.

Esta zona requiere de mucha atención ya que el recorrido es un auténtico laberinto siguiendo los hitos que buscan lo más sencillo para pasar, obligándote a ir arriba y abajo, de izquierda a derecha y de derecha a izquierda.

Por fin, tras varias horas llegamos a lo que interpretamos como el paso para acceder al glaciar.

Llevamos 5h desde que hemos salido del campamento y hemos llegado a la hora límite que nos habíamos planteado para regresar a El Chaltén y devolver a la tienda antes de las 17:00.

Un último vistazo al comienzo del glaciar del Cerro Solo nos da una idea de lo que nos quedaría por subir hasta la cima. A ojo, al menos otras 3h hasta cima. A esto hay que sumarle el tiempo de bajada.

Cuando salimos esta mañana de nuestra tienda ya sabíamos que no lo ibamos aconseguir pero había que intentarlo.
Hemos apostado y hemos perdido, pero al menos hemos jugado.

Y es que de lo único que hay que arrepentirse es de no haberlo intentado.

“Satisfechos” retrocedemos por nuestros pasos en dirección al campamento donde tenemos aun montada la tineda con el resto del equipo.

Recogemos la tienda. Caminamos hasta la tirolina, la pasamos, esta vez sin problemas y caminamos otras 4h hasta El Chaltén.

Dejamos el papel de registro en el buzón del parque para que sepan que estamos de regreso, luego al hostel a dejar las mochilas y también decir que estamos abajo.

Cogemos mi cámara y móviles para poder seguir documentando el viaje.


Devolvemos el equipo alquilado.


Y nos vamos a celebrarlo como se merece. En las horas felices :D

¡A pares!


13 febrero 2017
Como ya habían previsto en varias web llegaban varios días de mal tiempo en la zona y amanece lloviendo y como no con viento.


Tras hacer el equipaje, pagar y despedirnos, toca hacer parada en la única estación de servicio de la zona para llenar el depósito. En la que como es lógico hay cola.


Luego cogemos carretera y empezamos con el regreso a El Calafate.


Fotos de despedida con el arco iris cubriendo las agujas.


Parada para mear junto al único elemento discordante en este paisaje lunar. Un coche quemado que hay a mitad de camino.


Llegamos a El Calafate tras 3h de viaje con todo el día por delante.

Dejamos las cosas en el hostel, luego devolvemos el auto y nos vamos a hacer un poco de turismo por la zona.

El perro es de verdad ;)

Vuelta al hostel para preparar el equipaje para el avión y gestionar el minibús que nos recogerá para llevarnos al aeropuerto mañana, para poder volar a Bariloche de nuevo.




14 febrero 2017
De nuevo toca viajar con las botas y con el equipaje repartido por volumen y peso.


Debido a la hora del vuelo no nos da tiempo a hacer nada este día. Cosa que agradecemos ya que el cuerpo se resiente después de 25 días sin parar nada.

Todas las comparaciones son odiosas


15 febrero 2017
Pero aun nos queda un cartucho en la recámara y un par de días antes del regreso por lo que decidimos aprovecharlo yendo de nuevo al sector Génesis, para hacer las vías que nos quedaban de la visita anterior.


Sabiendo ya el camino la cosa es muy diferente.


Vamos a tiro hecho y aprovechamos bien la mañana, hasta que ambos notamos que el cuerpo nos está dando aviso de que llevamos demasiado tiempo sin parar.


Pero no nos queríamos ir sin hacer una llamativa fisura adiedrada, limpia y con reunión.


Resulta ser una magnifica vía de 6a+ aunque muy sucia por la falta de uso.


Tras ella nos vamos a esperar el colectivo a la carretera.


Ya en Bariloche nos pasamos por una de las playas del lago para refrescarnos un poco.


Descubrimos, además de que el agua está helada, que lo que nosotros llamamos Socorristas aquí lo llaman Guardavidas.




16 febrero 2017
Amanece lloviendo, como si fuera una película, que suele significar cambio.


Este era nuestro último día y como tal además de ir a probar suerte en el Club Andino, con la campera (chaqueta) de plumas de Yago, tocaba hacer equipaje al estilo de la pareja de catalanes que nos encontramos en el Frey.

Lo de la campera es un éxito y la recuperamos!


Lo del equipaje nos lleva toda la tarde y aun así dudamos de que lo consigamos.


Por la noche, como habíamos planeado desde nuestra llegada a Bariloche, nos vamos a cenar a eso de las 20:30, para coger sitio en La Fonda del Tío.


Nos hartamos a comer y beber.


Y por supuesto con postre.


17 febrero 2017
El día del viaje de vuelta a España.

Nos la jugamos a una carta y en mi caso con todas las camisetas que había traído puestas, para reducir el volumen, además de las botas, chaquetas, etc


Por suerte cuela y lo conseguimos pasar si pagar exceso de equipaje, pero seguimos sin entender como lo hicieron los catalanes, ya que decían se habían traído, entre otras cosas, cuatro sacos de dormir, dos de ellos gordos.


Ya con todo facturado, nos relajamos, sacamos los bocadillos y los comemos en silencio.


Mientras miramos a los pasajeros ir de un lado a otro como vacas miran do pasar trenes, miro mi bocadillo y por alguna razón imagino que el viaje podría ser como un bocadillo, que tras prepararlo y saborearlo, luego hay que asimilarlo, como todo lo que habíamos vivido en este impresionante y sigular viaje a la mítica Patagonia.

Fin