25 de julio de 2016

43 GRACIAS (CUMPLEAÑOS)

Repaso los post pasados de esta última vuelta al sol que me he dado, como quién mira un álbum de fotos antiguas, e intento hacer reflexión sobre lo vivido durante este tiempo.


Esta nueva vuelta, entre otras muchas cosas, he subido, y bajado, junto a Ori, del gran Monte Perdido.


He actualizado la web de BDR que se había perdido en la inmensa red.


He abierto, junto a Yago, una vía, sin expansiones nuevas, en la Sierra de La Cabrera, en el llamado Cancho Soyermo.


He sabido, también junto a Yago, lo difícil que es repetir una vía en La Maliciosa y no precisamente por el grado.


He viajado al pasado a conocer de dónde vengo, para saber dónde voy.


He buscado y encontrado, incansable, nuevas zonas olvidadas, y/o poco conocidas junto a Yator.


He estado, junto a Ori, a punto de cambiar de país.


He tocado hielo. Al menos una vez.


He abierto varios bloques nuevos en BDR y confirmado que aun hay mucho que hacer por allí.


Me han enseñado (y he aprendido un poco) a grabar vídeo en condiciones extremas.


Y por último he probado mucho material y contado mi opinión como usuario, lo cual sé que ayuda a mucha gente a decidir sus compras.

Reflexión: Sin duda ha sido un año completo, lleno y satisfactorio en experiencias que es lo único que nos llevamos. Y por ello doy las gracias, primero a los miles de lectores que siguen el blog desde hace ya casi 12 años y que este año ha subido a 60.000 visitantes mensuales de media, a los amigos/as que me ha acompañado en cada historia de montaña a pesar de lo complicado que se hace quedar por mi trabajo de guía, a la familia, de ambos lados, y como no a Ori. Os quiero.

18 de julio de 2016

POLEN ASESINO (EL COSACO, PEÑALARA)

Por algún motivo, los lugares más cercanos a nuestra residencia son los que menos visitamos y conocemos.
Imagino que será el mismo motivo que cuanto más cerca vivimos del lugar donde hemos quedado con los amigos para escalar, más tarde llegamos.

Nos gusta soñar con lejanos destinos de complicados planes y tiempos, sin apenas percatarnos de las bellezas que tenemos muy cerca, a poco trayecto en coche y camino.

Este sábado libraba y a última hora del viernes decidimos, Yago y yo, volver a las paredes de Peñalara.


Sin croquis, sin objetivos, tan solo ir a una pared y escalar las líneas que más nos atrajeses.

Poco a poco, sumidos en conversaciones, vamos subiendo hasta encontrarnos con este peculiar y cercano circo de Peñalara.

- ¿A qué pared vamos?
- No sé, ¿Qué te apetece? Llevo en la mochila un juego de friend.

Tras esta corta conversación decidimos ir a una pared en la que tan solo he estado una vez en verano, allá por el 2008. El Cosaco.


Como suele pasar en casi todas las paredes de Peñalara, el equipamiento es justo en chapas y en muchas de las vías complicado el emplazamiento de seguros flotantes. Y en esta no es menos.

Poca gente escalando hoy en Peñalara pero si mucho niños y familia.
Tan solo coincidimos con una pareja, a la que le presto la crema protectora por habérsela olvidado, que tras escalar se aleja despidiéndose amablemente.

Con todo el Cosaco para nosotros decidimos barrer la pared hasta que el cuerpo aguante.

- ¡Achis!...¡Mierda!…¿alergia? ¿A qué?

Desde que llegamos a la pared empiezo con el clásico moqueo y estornudo que ya no me dejaría tranquilo.

Le hago poco caso y me centro en disfrutar de este tranquilo día de escalada que nos hemos propuesto.

- Esta parece bonita…


Vamos barriendo la pared de izquierda a derecha, con lo clásico de la roca de esta zona, los alejes, algunos protegibles (otros hay que asumirlos), encontrando friend, muy nuevos, abandonados, en estrechas fisuras (posiblemente de inexpertas manos por el lugar y modo en que los encontramos) hasta que mis moqueos y estornudos continuos, y la hinchazón de ojos, me dejan para el arrastre y decido salir de allí ya.


También coincide con el momento en el que el sol cambia de punto cardinal, para proyectar sombra y fresco.

El rappel de la vía nº 4 también es de 32m


 Plano cenital de GoogleMaps de la sitiación de El Cosaco de Peñalara

Luego, abajo, ya fuera de los ataques del polen asesino, sentados en la terraza de la Venta Marcelino, cerveza y bocadillo de lomo con tomate nos acompañan, como manda el canon del buen escalador.

Otro buen día.

11 de julio de 2016

CÓMO COLOCAR LA CINTA EXPRESS PARA QUE NO SE SALGA DE LA CHAPA (TÉCNICA)

Antes de nada, comentar que este post no trata de cómo colocar la cuerda en el mosquetón de la cinta. Eso ya está más que demostrado que efectivamente para minimizar esa posibilidad (que no anular por completo) hay que pasar la cuerda de tal manera que nuestra cuerda “salga de la pared” y que el gatillo quede en la dirección contraria en la que se avance cuando se supere este.
Este post va sobre si realmente existe alguna manera eficaz en la que colocar el mosquetón en la chapa para que no se salga.

Litros de cerveza y otros líquidos, como tinta y sudor, han corrido debatiendo sobre el tema de como chapar “correctamente”.

Unos dicen que las cintas deben de llevar los mosquetones contrapeados por un accidente que hubo durante una competición (las marcas ya lo venden desde hace tiempo así por ese motivo y en los rocódromos están puestas con maillones a la chapa), otros que da igual, otros que el mosquetón a la chapa debe ir en una dirección, otros qué en la otra, otros que dando la vuelta al de arriba, otros que da igual, etc, etc.

En fin, opiniones para todos los gustos y colores.

Soy de probar las cosas para dar luego mi opinión y no dejarme guiar solo por una multitud de opiniones con una base sobre la opinión de otros, por ello me animé a probar de verdad si realmente existía alguna manera de chapar el mosquetón a la chapa y que esta no se saliera.

Para ello me fui a una zona de escalada, me colgué de la reunión y me lie a vueltas a las cintas, en diferentes posiciones, sobre una chapa tradicional y usando todas las teorías de la que hablo arriba.

Al final encontré un modo…el único que solucionaba el problema de verdad.

Tras ello encendí la cámara y volví a darle vueltas a la cinta, sobre la chapa, mientras lo grababa.
Este es es el resultado.

----
----
Ya habéis visto que al final del video doy una solución, pero imagino que os preguntareis si en las pruebas, que no grabé en el vídeo, había alguna que era mejor que otras, respecto a la posibilidad de salirse el mosquetón de la chapa y la respuesta es que sí.

La manera en la que tardó más en salirse fue: El mosquetón con el gatillo a la izquierda y sin contrapear. ¡No obstante recalcar que también puede salirse!

Así también puede salirse

Esto no se trata de un método científico muy exhaustivo ya que he de admitir que tan solo probé 3 veces en cada posición, solo lo probé yo, y de ahí este resultado, por ello debe interpretarse como lo que es: Solo unas pruebas personales, y la decisión de chapaje debe estar relacionada con la situación en la que nos encontremos en ese momento. Por ejemplo primeras chapas, donde hay mayor posibilidad de picar suelo, travesías, placas, desplomes, etc

Por ello la única manera que conozco en la que no puede salirse el mosquetón de la chapa es esta que vemos en la imagen de abajo.


Por último añadir, que tras casi 20 años escalando jamás se me ha salido la cinta de la chapa, en las decenas de caídas que he tenido, he asegurado y he visto.
Por lo que al final todo es una cuestión de probabilidades y qué si queremos riesgo cero en la escalada, no debemos escalar.

¿Y cómo chapas tú?

4 de julio de 2016

MOSQUETONES CIERRE TWIN GATE: MEGA K6G, LAMBDA K7G Y SIGMA K8G DE GRIVEL (MATERIAL)

Hacía tiempo que tenía ganas de probar este arriesgado nuevo cierre para mosquetones que Grivel sacó hace ya algún tiempo al mercado.


Desde entonces a la actualidad, y que yo sepa, hay seis modelos con este sistema.

En esta nueva review os hablaré de tres de ellos que son los que he estado probando y en él os contaré sus bondades y sus posibles mejoras, siempre desde el punto de vista del usuario, como es habitual en el blog.

Concretamente del MEGA K6G, el LAMBDA K7G y el SIGMA K8G.


Cada mosquetón es muy diferente y tras mucho pensar al final este es el uso que le he dado a cada uno durante las pruebas.


Decir que para el cabo de anclaje no es la mejor opción un HMS, como es el LAMBDA K7G, pero este uso tiene una explicación práctica, a nivel de velocidad en un posible rescate del compañero al poder usarse para hacer un dinámico rápidamente. De ahí este lugar, aunque como digo no es el más recomendable para cabos de anclaje.

Para poder hacer la review de manera más específica, separaré el post en tres partes.

Comencemos.

MEGA K6G
Se trata del mosquetón con el sistema más duro y difícil de manejar debido a que el muelle del cierre exterior está más duro que el interior. Esto hace que resulte algo complicado su manejo con una sola mano, sobre todo al principio de usarlo.
No obstante, en poco tiempo te das cuenta de que lo mejor para abrirlo es colocar la parte más estrecha arriba para así poder empujar con los dedos la parte externa.



Lo bueno:
La robustez de este mosquetón es latente y se puede apreciar ya en su peso (83g) lo cual ya de por si ofrece en ello esa falsa seguridad que tanto nos gusta a los escaladores en el material.
Es bonito y llamativo…no es una característica muy interesante para la escalada en sí pero es algo que hay que reconocerle al diseño.

El uso al que le he sometido junto a la cesta ha respondido genial.

Asegurando a segundos.


Y rappelando.


Lo mejorable:
A pesar de que en las instrucciones pone que se puede usar con un Grigri, la realidad es que el ancho de los cierres resulta demasiado justo y se convierte en una tarea difícil de realizar, aunque no imposible.

Para ello hay que meter el mosquetón en el Grigri primero en esta posición que se ve en la imagen de abajo.


Y luego girarlo de nuevo para que pase el siguiente tramo.
En mi opinión debería ser algo más estrecho para que ese uso fuese interesante.


Esto fue con el Grigri 2.
Con el Grigri 1 sencillamente no entra ya que el orificio es más estrecho.


Otro de los detalles a mejorar, ya que en varias maniobras se produjo un enganche, es en el sistema que tiene para enlazar el gatillo externo con el cuerpo del mosquetón. En mi opinión debería ser más pequeño y no sobresalir tanto.


Por último, y esto es común a los tres modelos, aunque los colores son muy acertados, bonitos y les da un aspecto muy atractivo para al posible comprador, en pocos usos (rappelando, asegurando, rozándose con la roca) el deterioro de la pintura es latente dándole un aspecto de muy usado a las pocas salidas.

Seguimos.

LAMBDA K7G
A mi modo de ver es una evolución del anterior (aunque no se pueda usar con el Grigri) ya que reduce el peso (cosa poco importante pero meritoria de puntualizar) dejándolo en 70g y añadiendo el cierre exterior de alambre que lo hace mucho más sencillo de manipular.


Lo bueno:
A destacar, como decía en el párrafo anterior, su facilidad de uso en cuanto le pillas el truquillo con los dedos. En mi caso en una sola salida ya tenía controlado el movimiento y me salía sin pensar mucho.


Otras personas que lo usaron durante las actividades les pasó lo mismo.
Común también en todos, el detalle de la velocidad en la que estás tan seguro como con uno de rosca, pero más rápido, con un par de movimientos.
El problema de que se olvide cerrarlo o se abra por vibración de que quede abierto respecto a uno de rosca es otro detalle común e imporante.
Por último, la posibilidad de hacer el nudo dinámico de manera bastante fluida, practicando un poco antes.

Lo mejorable:
Nada que objetar en este modelo y el uso que le estoy dando con el cabo de anclaje sobre la multi-chaing.
No obstante añadir un detalle común a los tres modelos respecto al cierre. El único “peligro” que le he visto al sistema es la posibilidad de que cuando se manipula quede alguna cosa entre ambos cierres…si fuera así el peligro de que se saliese el mosquetón es alto. Aunque he de puntualizar que en ningún caso me ha ocurrido del tiempo que llevo probándolos.

El último.

SIGMA K8G
Quizá el que menos me gusta y en el que había puesto más expectativas ya que lo puse en una cinta express con la intención de usarlo en la parte de la cuerda, pero no ha podido ser ya que el grosor del mosquetón no dejaba pasar por el orificio de las cintas que tengo.


Por ello lo puse en que va a la chapa y así lo he usado.

Lo bueno:
El uso en Friends me encantó. Es decir, en un elemento flexible como es la cinta de estos. Me resultó sencillo de pasar y colocar sin mayores problemas.


La facilidad de apertura también me pareció sencilla de manipular. Algo más dura que el LAMBDA K7G pero más débil que el MEGA K6G.

Lo mejorable:
Por el contario en lo que se refiere a chapas, me resultó algo más incómodo ya que al estar la apertura en la dirección contraria, te obliga a girar la cinta poniéndola más horizontal, que en chapajes incómodos puede ser algo negativo.




Conclusión:
Para estos tres usos concretos que les he dado a los tres mosquetones, decir que me han gustado mucho en general y que una vez te acostumbras puede ser un buen sustituto de los tradicionales de rosca.
Por el contario para usar en chapas no lo veo interesante.

Por todo ello, estos son los colores de los sellos que recibe cada modelo.

MEGA K6G










LAMBDA K7G










SIGMA K8G






27 de junio de 2016

MOCHILA ZENITH DE DMM (MATERIAL)

Hoy os presento una nueva review de la nueva mochila de pared de la marca DMM que llaman Zenith, de 18 litros de capacidad.


Pero antes resolveré una posible pregunta que puede os hagáis muchos seguidores del blog y en especial los que seguís atentos las review de material, y es por qué tengo otra mochila de pared si hace relativamente poco adquirí una de Black Diamond.
La respuesta es la siguiente.

La goma que llevaba por fuera la mochila se soltó, sin casi hacer tensión en ella, en el primer uso que le di.
Un evidente caso de fallo de fabricación y motivo de devolución.


Esperé varias semanas para que me mandaran una nueva o el dinero, pero al retrasarse mucho decidí adquirir otra ya que la necesitaba entre otras cosas para mi trabajo de guía.

Tras adquirirla, una semana después, recibía el dinero en mi cuenta que casualmente era justo lo que costaba la de DMM.

Tras la explicación. vamos a por la review que es a lo que hemos venido No? :D



Lo bueno:
Lo primer a destacar es su comodidad al ponérsela por primera vez.
Se la han puesto varias personas para la review, y todos opinan que es sorprendente lo cómoda que resulta desde el principio.


El sistema de ventilación de la espalda es muy peculiar, fabricado con unas celdas que hacen que el aire circule por debajo. Muy curioso.


Lleva sistema para colgar las llaves, en el bolsillo interior.


Bolsillo exterior en uno de los lados para meter cosas pequeñas tipo barritas, croquis, etc. Móviles no recomiendo por la tensión que tiene este bolsiloo cuando llenas la mochila.


El sistema de enganche de la bolsa de hidratación.


Dos salidas de la goma, para poder elegir beber de un lado u otro.


La construcción de la mochila con el cierre en forma de tapa evitando que se puedan caer las cosas del interior.


Posibilidad de quitar las correas de la cintura en caso de querer quitar unos gramos de peso.


Cierre de pecho con amplio recorrido en altura.


Y por último y no menos importante una buena resistencia a la lluvia.


Caminé con ella durante 10min bajo una tormenta y no caló.



Lo mejorable:
Lo primero que piensas nada más ver la mochila, es: Y el casco, dónde lo meto?


Si metes el caso te ocupa prácticamente toda la mochila debido a esa forma peculiar que tiene, siendo más estrecha por abajo. ¿Solución? Usar alguno de los portas que lleva a los lados y abajo.


También puedes usar las cintas que lleva en la parte alta y que según el fabricantes son para llevar el casco...pero ya te digo que no queda como puedas ver en las fotos de su web, a pesar de ajustar la correa del casco a tope.
En mi opinión es algo que se puede mejorar. Por ejemplo si esas cintas fueran más cortas.


La cremallera de apertura parece bastante endeble y cada vez que se cierra la mochila se fuerza, sobre todo si rellenas los 18 litros de capacidad a tope. Lo dirá el tiempo.


La correa del pecho no lleva el clásico silbato en el enganche…llámame exagerado, pero es algo a lo que me he acostumbrado tener en las mochilas y puede ser muy útil incluso para comunicarte con el compañero cuando no te ves y/o oyes.




Conclusiones: 
Una mochila de capacidad justa para un día largo en pared, con varios detalles interesante como la construcción del interior para evitar que algo se caiga, el sistema de transpiración de la espalda y por supuesto la sorprendente comodidad al ponersela, pero que se echa en falta otros detalles como el silbato del cierre del pecho, un sistema mejorado para llevar el casco o una cremallera de cierre más gruesa para aumentar su futura durabilidad.

Al cumplir con las expectativas de lo que se espera de una mochila de pared, se lleva el sello verde.