12 de enero de 2010

¡ABANDONEN EL PARKING POR TEMPORAL DE NIEVE! (ESCALADA EN HIELO, PEÑALARA)

Muchas veces en la montaña te sientes estúpido tras haber actuado de una determinada manera en situaciones en las que tu cerebro interpreta que debes hacerlo de manera instintiva, sin pensar en consecuencias ni en lo que acabas de hacer. Sólo existe el salvarte como sea del amenazante peligro. Luego, cuando lo razonas, te das cuenta de lo estúpido que has sido y ríes nerviosamente por la ridícula situación, aunque en el fondo siempre queda la sensación de haber actuado sensatamente. El instinto de supervivencia.



Domingo 10 ENE 2010
La semana nos había hecho cambiar de planes varias veces, de hecho hasta la Vladyprevisión no la actualicé a tiempo, ya que hasta el día antes aun dudábamos de si podríamos hacer algo y de ni siquiera la cantidad de los que nos apunríamos a esta nueva experiencia que nos depararía algo más que unas sensaciones fantásticas.



Al final nos juntaríamos cinco: Yago, Sergio, Nell, Ramón (el profe) y el mismo que viste y calza crampones, botas plásticas (que no botas cuericas), y un par de piolets Stubai.



La hora pretendida, las 08.00 en el aparcamiento de Cotos, algo asustados por lo que nos habían contado Diego y Javi del día anterior y de las fotos que nos mandaron.
Por el contrario la carretea está despejada, no son necesarias cadenas y el viento es casi nulo por no decir inexistente.
No obstante le día anterior me decanto por comprar nuevo calzado a la mediana y probarselo en buenas condiciones para ver que tal se ponen.



La tempe que marca el termómetro de la niña son -12,5ºC ya que alterna entre ambas temperaturas.



El Marcelino cerrado así que toca cambiarse al fresco.
Un rato después ya estamos de camino por el precioso paisaje que nos ofrece la reciente nieve caída el día anterior y la imposibilidad de parar de hacer fotos, aunque al final tan sólo quedan vivas de energía, mi niña y la cámara de Nell, por lo que seríamos los encargados de documentar la experiencia.


¿Qué diría Freud de esta imagen?

Tras un paseo por el camino en vez de por la laguna como alguno pretendía…llegamos directos a nuestro objetivo.



La pared de Zabala y su cascada del lado izquierda que se forma todos los años y que presenta apenas unos 12/15m de escalada casi vertical de unos 70/80º en alguna de sus secciones.

Allí ya nos encontramos con un par de escaladores que la están haciendo en Solo.



Según nos acomodamos desaparecen pero antes nos recomiendan las secciones buenas para probar.
Detalle de que precisamente es el mismo tipo que ya me he encontrado en la zona otras veces, a quien le falta la mano derecha y que le he visto escalar con un gancho en esta.
Hoy no llevaba nada aunque le vimos dar algún toque a la cascada con un solo piolet.

Ramón, nuestro profe, en el maravilloso mundo de la escalada en hielo, le da de primero metiendo un par de tornillos generando en mi el deseo de hacer lo mismo, pero es la primera vez que me meto en algo así y primero hay que aprender, luego practicar para ir perfeccionado y en un futuro (no muy lejano espero) darle un tiento de primero a alguna cascada.



Poco rato después de que Ramón hubiera puesto el segundo tornillo, llega una cordada y se pone a instalar el Toprope desde una gran piedra que hay en la ladera de arriba.
Ramón llega a un acuerdo con ellos y decidimos compartir cuerda para así no parar de escalar y que los chavales no estuvieran esperando mientras nosotros machacábamos la cascada tras el paso de los cinco.



Van pasando turnos hasta que me toca a mi probarlo.



Absurdamente el miedo escénico se apodera de mí, por aquello de la novedad, de hacer algo atipico aunque no muy distinto a las decenas de corredores que he hecho, hasta que decido solo escuchar las indicaciones de Ramón y desconectar de lo demás.

Baja los talones…
No abras tanto los piolets…
No seas tan posturitas y ve más…recto



Lo intento, pero me puede el vicio de la escalada en roca y lo hago fatal.

El próximo turno intento hacerlo mejor.

Nos hacemos un total de 3 vías? cada uno y cuando yo ya he acabado mi turno decido dedicarme a la fotografía, observar y aprender.



Estoy hablando con Sergio sobre algo relacionado con la pegada de los piolets, mientras Ramón da consejos a Yago que está en la cascada asegurado por Nell, cuando escuchamos a la cordada con la que habíamos compartido cuerda, que ahora andaban preparándose de nuevo tras comer, algo sobre un alud…¿?

- Mira, mira, qué guapo! Peazo de alud está cayendo de Dos hermanas!

Sorprendidos nos giramos todos los que allí estamos (ahora unos nueve o diez) a los chavales ya que desde nuestra posición no vemos nada.

- ¡¡¡¡Ahí va, que viene para acá!... Corred!!!

¡BRUUUUUUUUUMMM!

El instinto se activa y el pánico corre a borbotones por todos lados.
El cerebro empieza a registrar información a velocidad descomunal mientras doy grandes saltos para poder avanzar lo más rápido que puedo sobre la nieve blanda que nos rodea, intentando separarme de la pared lo más rápidamente posible e intentado subir por el lado derecho para evitar así la canal por la que seguramente bajaría el alud.

Cuando cruzo el descubierto río, mi pierna derecha se hunde en uno de los saltos y caigo de rodillas notándo que la derecha se golpea con una roca y hace quejarme, pero no me paro, me arrastro y saco la pierna para continuar corriendo un poco más gracias al chute de adrenalina que me habia proporciando el cuerpo ante la señal de peligro.

Tras dos pasos más me giro para comprobar la distancia a la que estoy y ver si es suficiente. Alucino al ver el polvo que empieza a aparecer por encima de la cascada, posiblemente previo al mogollón de toneladas que saltarían después para taparnos por completo.



También veo a Yago que no se ha movido de la pared de hielo y sigue pegado a ella en una postura extrañamente reposada, como si hubiera aceptado la situación a la que se enfrentaba.

No puede hacer nada, solo esperar
- Me da tiempo a pensar.

Observo que todos están mirando, parados, la nube de polvo en el cielo...reacciono.

- ¡¡¡Corred, seguid corriendo!!! - Me veo gritando al ver la nube de polvo elevarse aun más.

Los allí presentes ven lo mismo y se desperdigan aun más hasta que cada uno advierte que ya es suficiente distancia recorrida para sentirse seguro.

...

Luego? nada.



El alud no llega y nos sentimos tremendamente estúpidos al comenzar a usar la lógica y darnos cuenta de la tremenda distancia que hay de Dos hermanas a la Pared de Zabala.
Aun así, el que llegara el polvo hasta nuestras cabezas da que pensar sobre la magnitud del alud.

Uf!

Poco rato después llegan varios helicópteros (Bomberos, Cruz Roja y Guardia Civíl por ese orden) y una chica del parque que se acerca para preguntarnos si habíamos visto a gente por la ladera que se había derrumbado.



No hemos visto a nadie lo que si estábamos viendo es a unos esquiadores en la cima, posiblemente los causantes de la rotura de la gran pala que casi cogía toda la cuerda de Dos Hermanas.
No parecían nerviosos ni realizaban movimientos extraños por lo que deducimos van solo ellos dos.
Al poco rato desaparecen por el otro lado.

Lo que si flipamos es con las cordadas que habíamos visto en los resaltes de hielo en una cornisa más abajo, a los que les había pasado por encima.
No se movían.



Imagino que estarían flipando por ver pasar toda esa nieve por encima suyo y al escuchar el tremendo estruendo que produjo el alud.

Ya más en calma y con la adrenalina en sangre más baja, empiezo a notar el dolor de la rodilla derecha por el golpe en la roca. La muevo y parece que está bien.
Correr con las Koflach por terreno inestable y caer de rodillas en una roca no es nada agradable.

Mientras Yago termina la vía y Sergio y Nell también la hacen, observo como los bomberos se acercan a las cordadas que están bajo la repisa de Dos Hermanas.



Donde dos de ellos ya han comenzado a escalar de nuevo para recuperar las cuerdas e imagino salir pitando de allí.



Luego, en casa, compruebo que hice unas fotos antes del alud y se puede apreciar lo que se cayó y que en la escena solo había tres grupos de personas. Unos bajando (lo sé por ver, al aumentar la fotos en formato RAW, su posición agachada y las huellas en la nieve), otros preparándose para subir por la ladera y otros siete, abajo, en el resalte de hielo.



Tras el alud se puede apreciar que están arriba los dos que cruzaron la ladera y tuvieron la suerte de no perecer en ella y los siete de abajo.


La zona rosa es la que faltaba de manto en la ladera y ver las dimesiones con los esquiadores de la cima izquierda.

También se puede apreciar en esta foto de abajo, que les pasó por encima el alud y los restos de este bajo ellos.



Dan la 13.30 cuando decidimos dar por terminada la actividad, sobre todo porque si las previsiones habían sido tan exactas para la ventana del domingo en la mañana, también lo serían el aviso de la llegada de un temporal de nieve que barrería España de Sur a Norte y que ya veíamos acercarse y cubrir de negro el cielo.



Las conclusiones que se pueden sacar de esta experiencia con el alud son muchas, pero la que es más certera es que somos como hormigas en el recreo de un colegio, donde los niños son las montañas y sus ideas las inclemencias del tiempo.

20 comentarios:

Jose Luis dijo...

Excelente relato (como todos los tuyos), sobre todo las dos fotos del antes y el después del alud.

Borja dijo...

Buen repor!!
Sobre la escalda en hielo, he ido sólo un par de veces, y creo que la expresión: "¡baja los talones!" la escuché cien veces. Cuando hice caso, empecé a sentirme más cómodo y dejé de castigarme los gemelos.
Sobre el alud. Buen relato, buena documentación de lo sucedido y buenas reflexiones.
Como diría mi suegra: "viviendo y aprendiendo".
Un saludo

Daniel Riera dijo...

Muy bonitas las fotos , narración de primera como siempre . Este año quiero empezar a escalar en hielo veo que no soy el unico!

jaumeppiqueras dijo...

Buenísimas fotos como siempre! y que suerte que no hubiera ninguna víctima, con las dimensiones del alud y la gente que habia por allí parece imposible!!

tito dijo...

Hola Vlady, te sigo desde hace tiempo y nunca me he atrevid a escribirte, pero con este relato se me abren las carnes, el sabado, tenia pensado hacer la misma actividad que tú describes, y por la niebla, la retirada fue lo más prudente.
Seria fantastico coincidir un dia de escalada.

Historias de montaña dijo...

Qué hay!

José Luís: Gracias! Ayuda que no pare de hacer fotos allí donde veo algo que me gusta ;)

Borja: Me alegro que te guste ;)
Es complicado fiarse de eso de bajar los talones…sobre todo la cosa está tan pina ;)
Sabia tu suegra ;)

Daniel Riera: Gracias! El espacio en que se desarrollaba y la luz ayudó mucho a que salieran algunas fotos majas ;)
El hielo molaaa! ;)

Jaumeppiqueras: Gracias!
Eso mismo pensamos todos, pero como dice Joe Simpson, la suerte es parte fundamental de la supervivencia ;)

Tito: Gracias y bienvenido!
El sábado hizo malísimo. Sabia decisión sin duda, no fuera que uno de esos niños se les ocurriera alguna mala idea ;)

Salu2

karkajadas dijo...

Pinchando hielo,jeje,como cambia la cosa respecto a la roca...buenas fotos y buen dia a pesar del frio.

Saludos.

Vlady dijo...

Qué hay Karkajadas!

Asignatura pendiente en mi haber ;)

Veamos como avanza la cosa...

Salu2

ana dijo...

buah! he flipado con el relato.
qué miedo eh?

me alegro mucho de que todos estéis bien.

estas cosas son las que de vez en cuando nos recuerdan que hay que tener mil ojos y ser precavidos.

un saludo!

Historias de montaña dijo...

Y a veces ni eso Ana.
Grandes y expertos escaladores (no como yo) han fallecido por una cuestión de mala suerte, a pesar de cumplir con todas las "normas" de seguridad.

Un beso, cuidate ese sesamoideo y no tengas prisa por volver a la actividad.

Historias de montaña dijo...

Acabo de encontrar un post en el que sale una imágen del la nube polvo final, que llegó hasta la pared de Zabala, donde estabamos escalando...sencillamente espectacular! o_O

www.sierraguadarrama.com

Normal que corriesemos.

Salu2

Pekas dijo...

Es justo ahora cuando hay que ser más prudentes en esta actividad... suele ocurrir que después de nevadas y de fuerte frío , todos salimos como locos a la nieve y a las paredes , en cuanto vemos una ventanita de buen tiempo... cielos azules... suben las temperaturas...
y en ciertas zonas se acumula la gente... lo que se suele traducir en todo tipo de sustos , o algún accidente algo más severo..

Este domingo pasado , durante la mañana , creo que lo que ví en 25 kms de carretera podría ser hasta denunciable... la gente aparcando en plena carretera... situando los coches en zonas de posible caídas de pequeñas avalanchas.. ( no es una zona tan "exigente" , pero cada año los bomberos hacen varias salidas a rescatar al personal...)

En fín... disfruta mucho de esta actividad... aunque es cierto que este tipo de salidas se deben de planificar un poco más , y tener en cuenta muchos más detalles que cuando vamos a la roca caliente... y por supuesto, ante el mínimo asombro de dudas , tirar p'atrás y tan contentos... pero ya te digo yo que el Invierno, en sus múltiples facetas... ( alpinismo , raquetas , hielo )
..buuuufffffffffff..... es muy, muy gratificante... ;-)))))

Eso sí... quieres bajar los talones de una vez.. ????
:-))))))))))jejejejeje.. ;-)))

Salud y montañas , apañero.. !!!

serpa dijo...

Ahora me explico el movimiento de helicópteros que hubo, nosotros estuvimos por la zona de la barranca y nos sorprendío el trasiego de medios aéreos.
Muy buen documento gráfico...ale ale, a seguir bajando los talones.
Un saludo.

Antonio dijo...

Muy bueno el relato Vlady, espero que el golpe haya sido en la rodilla buena :)

Saludos.

P.D. Vaya con los aludes, ni que estuvieramos en el Himalaya... ejem...

Historias de montaña dijo...

Qué hay!

Pekas: Cierto. Precisamente por estas mismas fechas creo que murió un joven por un alud el año pasado en esta misma montaña.
Nunca se es excesivamente prudente, pero a veces a los niños del patio del recreo se les ocurren ideas realmente malvadas e inesperadas ;)

Serpa: Gracias!
La barranca? Presimente anduvimos hablando de probar algún corredor por la zona.
Por cierto, ahora ando de puntillas jejeje

Antonio: Gracias!
Pues si fue en la buena. Ahora un buen moretón y dolor al tacto, pero como ando bien pues ha seguir para adelante ;)
Como en Himalaya? no sé por qué lo dices.... ;)

Salu2

susi dijo...

jolinn!!! he cogido hasta frio leyendote!!! jaajaja , que relato tan bien escrito y descrito!!!, en fin me alegro que todo fuera bien! Quo y yo fuimos a hacer durante esos dias una hivernal por el piri, y se quedo en una excursioncilla a causa de la nieve y el mal tiempo.

un abrazo!

Diego dijo...

Wenas !!!

Peñalara, sea en verano o invierno, nunca defrauda. Yo soy socio honorífico del Parque, jajaja.

Como veo no soy el único que te ha comentado lo de bajar los talones, y es que es muy importante hacerlo para descansar el peso del cuerpo en las puntas delanteras que hay bajo los dedos, las primeras, no las frontales.

Ahora a buscar nuevos retos. En Cabezas de Hierro hay cosas curiosas, per hay que dejar que se asiente un poco más la nieve ;-) y haga frío.

Salu2

Historias de montaña dijo...

Qué hay!

Susi: Gracias!
Al menos salisteis, que quedarse en casa apoltronado es agradable, pero es más gratifícate salir y disfrutar del elemento frío y blanco que nos rodea ;)
Otro abrazo y a Quo también ;)

Diego: Hoy hasta he soñado con el tema de los talones jajajaj ;)
Ando ya con la mente puesta en otras actividades, aunque ya fuera de Madrid que está haciendo “calor” para este tema.
Ya me dirás que planes tienes ;)

Salu2

ASUNCION dijo...

PERO PROFEEEE¡¡ TIENES QUE IR AL OCULISTA...jajajaaaaaaaa¡
MENUDO CARTEL MÁS GRANDOTE AL PRINCIPIO....jodo..
" ATENCIÓN RIESGO DE ALUDES"
ainssss¡¡¡
BUENOOO....Y PARA BAJAR LOS TALONES BAILA UN POCO EL CHOTISSS..jajajaja¡
BESOTES Chuuuulaaaapooooo:)

Historias de montaña dijo...

Lo malo Asun, es que lo vimos al bajar, ya que subimos por el camino en vez de por la laguna, que es donde está el cartel ;)

Ya tengo agujetas de andar de puntillas ;)

Besos!