30 de noviembre de 2009

POR TIERRA, MAR Y AIRE (ZONA DEL ACEBO, PEDRIZA)

Sitio nuevo, fisuras y soledad casi garantizada, tres alicientes suficientes para animarme a salir este sábado a pesar de la gran pateada de dos horas hasta llegar a la zona del Acebo, una prueba algo radical para ver que tal va el semitendinoso y así pensar de nuevo en proyectos de largas paredes y aproximaciones.


Cabras haciéndose las despistadas

Sábado 28
La meteo prometida sin lluvias se cumplía, pero también el frío que iba a ser la nota predominante seguida muy de cerca de una tenaz niebla que nos dejaría imágenes tan poco habituales en mis ojos como un mar de nubes a tan baja altitud desde el Yelmo.


Espectacular mar de nubes desde la pradera del Yelmo

Esta vez nos juntamos Laura, Diego (Makina) y Alberto (Karkajadas), este último bloggero que solo conocía por Internet. Con él compartiría cuerda ese día.



Para llegar a esta zona, tan solo hay que subir a la pradera del Yelmo, continuar hacia el collado de la Dehesilla y en seguida veremos al Oeste la característica forma de risco del Acebo.



¡Dos horas de pateo con peso y la pierna va genial!

Poco después de llegar a su pies, vemos como la niebla sobrepasa el límite que había establecido ofreciéndonos ese espectacular mar de nubes, para invadir nuestra altitud actual y convertir la zona en una nevera.



La tempe cae rápidamente y nuestras intenciones de probarnos en la atractiva y algo desplomada vía Camino de Hércules,...



...un 6b de fisura de manos, que ya con sol se presenta algo tétrico por no tocarle la luz hasta bien avanzado el día, se ve truncada y decidimos esperar a ver si la niebla se disipa y sube la tempe, mientras nos hacemos una vía en el risco que hay enfrente llamado La Torre.



Risco de aspecto roto y con roca “vieja” que nos inspira de todo menos confianza.
Pero la Biblia confiesa grados de IV+, por lo que decididos nos metemos en ella dudando desde abajo qué ropa subir. En el último momento me quito el forro subiendo con una camiseta y el chaleco únicamente, elección que pagaría poco rato después.


Pie de vía de Reina Sol

Comenzamos por la vía Reina Sol (nuestro subconsciente nos quiere decir algo) abierta por Cecilio Yubero en el 92 siguiendo la debilidad principal de la pared…y con debilidad de la pared me refiero no solo a las fisuras, sino a que la roca está muy inestable y da miedo cogerse de algunos bloques, no obstante el recorrido me gusta a pesar de su suciedad, siendo el tramo final que decido hacer por una amplia chimenea de unos 4 ó 5m que está a la izquierda y por donde parece ser no va la vía, pero a falta de aseguramiento fijo en la pared busco la lógica del recorrido y por supuesto la posibilidad de protección.



Al llegar a la gran repisa, busco algún resquicio de reu y encuentro un clavo al fondo, donde comienza un gran diedro/chimenea con un bloque encajado más arriba.
Allí también descubro el espacio dejado por un Spit. Que sería perfecto para acompañar al clavo en la reu. En su defecto coloco un nº 3 y un Alien amarillo para reforzar el alto clavo.

Poco rato después de llegar Alberto a mi posición, la niebla se ha apoderado de la zona y no vemos más allá de 5m.



En teoría la vía sigue por el lado izquierdo, pero las primeras placas no me atraen demasiado y más sabiendo de lo descompuesto de este primer largo y la humedad que ya reina inexorable a nuestro alrededor.

¡Juer que rasca!

Consulto a Alberto y me cede la decisión y la posición de la cordada.
Tiro por el gran diedro/chimenea y su lado derecho y que según guía es IIIº. En mi opinión el IV+ si que se lo lleva y más con la capa de musgo que reina por todos lados.



A mitad del segundo largo, aparece Diego en la repisa y tras él Laura que está atenazada de frío.

Justo a la altura de las ramas del árbol que asoman por la derecha, se sale a placa y se monta reu bajo unos bloques que forman una fisura horizontal y la posibilidad de hacer un puente de roca.
Lo acompaño con un nº 4.


Árbol visto desde donde monté la 2ª reu

Unos minutos después Alberto está a mi lado y poco rato más tarde en el árbol, donde existen recientes cordinos abrazando su base (sin maillón) por los que pasamos la cuerda hasta mitad, haciéndonos unos nudos al final, por dudar de la extensión del rapel.


Rapel desde el árbol

Tras esperar a que bajen Laura y Diego, corremos a por los plumas para volver a recuperar el calor perdido.



En la bajada tenemos un despiste que la niebla ayuda a que perdamos algo de tiempo buscando el camino correcto y es que la animada conversación que mantenemos para también olvidar un poco el frío que hace y que el viento acompaña para conseguir una sensación térmica por debajo de los 0ºC, hace que mal identifiquemos una parte del descenso.



A eso de las 18:00 estamos tomándonos una Clásicas con mejor temperatura en Cantoco y con la mente puesta ya en el siguiente finde.

10 comentarios:

Fer dijo...

Hizo virujillo, ¿eh?
Tiene buena pinta el sitio. Otro más para la larga lista de sitios por visitar.
¿La lesión ya curada?
Slds

Historias de montaña dijo...

Qué hay Fer!

Digamos que fue más por hacer algo ya que habíamos subido hasta allí, porque el día era desapacible del carajao ;)

La lesión ahí va, resitiendo las pruebas a la que le someto.

Hoy probaré a correr de nuevo (he probado ya con 30min ) a ver que tal aguanta con más tiempo...

Salu2

Diego dijo...

Una buena jornada !!
A mí este tipo de "masoquismo" y penalidades son las que me gustan...haya musgo, bloques rotos o lo que sea, son cosas que ponen a prueba y de las que siempre se aprende ;-)

Salu2.

Historias de montaña dijo...

Qué hay Diego!

Estoy contigo, de todo se aprende. Por ejemplo yo, a subirme más ropa cuando ves que hace rasca abajo ya ;)

Salu2

karkajadas dijo...

Apesar del frio merecio la pena subir hasta alli arriba,simplemente por conocer vias nuevas o posibles sectores nuevos,aun asi, la via El Camino de Hercules me parecio increible.
Por lo demas que se puede pedir,tuvimos sol,niebla,un frio de pelotas,una pateada buena y un despiste,y como no cervezas...

Buenas fotos.

Saludos.

Historias de montaña dijo...

Qué hay Karkajadas!

Proyecto pendiente de visitar que lo podremos aderezar con alguna de La Cara...pero cuando haga un poquillo más de calor :)

Salu2

Oriol dijo...

jajajaja!! ya lo ves Vlady: Hay que empezar a correr... que el frió ya nos alcanza!!!

Por cierto.. amss… ¿No eras tu quien un día nos pasó un buen post con y sobre material que se supone esencial y que hay que llevar casi siempre en la mochila?!!!
Aaahh!! ¿¿Que el referido post era de material PA LLEVAR en la mochila??? Vale vale vale… jajaja lo capto, lo capto!! Pos, jajaja A ver cuando haces un post sobre el material que hay que llevar puesto escalando en invierno Juaaa!!

Venga, un abrazo campeón!!

QUO … Bien calentito al ladiko de una estufa! (Eso si... estando currando!)

Historias de montaña dijo...

Qué hay Oriol!

Asi es, uno el de los porsicas de la mochila y otro de los porsiacas del arnés...efectivamente falta el de ajustar la ropa al frio que hace a pesar de lo que molesta escalar con tanto abrigo jejeje ;)

Otro abrazo!

Antonio dijo...

Ya se lo comentaba también a Diego, esa roca no parece pedricera, tendré que subir por ahí a verla :)
Mejor cuando caldeé un poco.

Saludos

Historias de montaña dijo...

Qué hay Antonio:

Me recordó mucho a la de la Mogoteras.
Volveremos pero como bien apuntas con algo más de calor ;)

Salu2