25 de abril de 2012

ARREBATO DEL URRIELLU (RECUERDOS)

Fue en el puente de la Asunción en el año 2002. Recuerdo perfectamente la fecha porque aun, en mi habitación, tengo enmarcada la entrevista que nos hicieron, a JJ y a mí, un periodista del periódico La Nueva España, pocas horas antes de atacar la pared, en el Refugio Delgado Úbeda.


Casi 10 años después han cambiado mi mente que ha desdibujado lo vivido aunque aún quedan recuerdos, entre ellos el pánico que sentí en ese 5º largo cuando estuve a punto de volar muchos metros sobre un oxidado buril, que consigo enlazar gracias a las fotos de uno de los álbumes que se llenan de polvo en una estantería alejada de las manos, hechas con una cámara Yashica de carrete. Y es que en aquellos años pocos eran los elegidos que tenían una cámara digital y menos que se la llevaran a la pared.

Recuerdo que Red Hot Chili Peppers acababan de sacar uno de sus más pegadizos discos llamado By the Way y que había escuchado ya en la radio desde mucho antes de su puesta en venta.


Por alguna razón suelo asociar las actividades más marcadas de mi vida con ciertas canciones como si fueran la BSO de estas historias que quedan grabadas para siempre en la mente como algo casi cinematográfico.

En aquel entonces era nuestro gran proyecto y para ello habíamos estado entrenando en varias paredes, de la Cabrera y en los Riscos de Villarejo para llegar al Picu Urriellu con la resistencia y el coco más templado posible ya que sabíamos que aquello requería de otro tipo de templanza para acometer esta gran roca de caliza gris.


15 AGO 2002

Salimos temprano de Madrid para llegar a Sotres tras un animado camino, en el que nuestro nerviosismo por lo que podría acontecer durante los siguientes días nos hacía hablar sin parar.

JJ ya había estado por allí hace años pero no recordaba bien donde había que dejar el coche, por lo que nos guiamos por lo que vemos y lo dejamos aparcado en la entrada del caminos desde Sotres.


Craso error. Lo suyo es subir la pista con el coche...

Tras cargarnos las pesadas mochilas, con las cuerdas de 9mm, multituid de cacharros y la pesadísima comida para 3 días, comenzamos el duro acceso hasta el refugio de Delgado Úbeda a los pies de la cara Oeste de nuestro objetivo.


Cuatro horas nos lleva llegar allí ya que nuestros armarios nos obligan a parar varias veces retrasando nuestro ascenso.

Una vez allí, por fin nos relajamos un poco y luego nos ponemos con la cena.


Nuestros estómagos llenos y con la motivación a tope, pedimos los croquis a Tomás, guarda del refugio, mientras pedimos unos cafés, que sorprendidos vemos nos sirven Pep Masip y José Carlos Tamayo, ambos dos de los más famosos escaladores del momento, que estaban aprovechando el tiempo libre que les dejaba sus tareas para escalar por la zona.

Envidiable vida!

Nuestra intención es hacer la Cepeda, pero ya nos habían comentado que esta suele tener una cola de gente infernal, por lo que preguntamos de nuevo a Tomás, que amablemente se sienta con nosotros y nos dice que tiene conocimiento de que lo menos hay dos cordadas vivaqueando en el pie de vía, pero que hay vías asequibles en la misma cara que seguro no tienen a nadie.
Ingenuos preguntamos por ellas.

-    Amistad con el Diablo – Nos dice – Una vía que va por la parte más compacta de la cara Este y que no hace cima, pero que tiene cerca la línea de rápeles que te deja de nuevo a pie de vía. También tenéis la opción de enlazar con la misma Cepeda si vuestra intención es llegar arriba.

Convencidos por estas palabras y con el croquis en la mano indicando no más de un par de largos de V+, nos decidimos a cambiar el objetivo por esta interesante vía que recorre la parte central de la majestuosa y oculta pared de Este de Picu Urriellu.

Estamos en estas cuando un tipo con aspecto poco montañero, se nos presenta como periodista del periódico La Nueva España, de nombre Nacho.

-    Vais a escalar el Picu? – Nos dice mientras se sienta en el único sitio que queda en la mesa libre.
-    Sí, o al menos esa es la intención – Contesta JJ
-    ¿Y os importa que os haga una entrevista para el periódico?

La vanidad nos sale por la orejas y accedemos a tan sugerente propuesta.

¡Mi primera vista al Picu Urriellu y nos entrevistan! :D
 
-    ¿Cuándo saldrá publicada? – Le increpo tras la entrevista.
-    Si todo va bien, en el dominical saldrá. Suerte con vuestro proyecto!


16 AGO 2002

El día amanece caluroso como él solo, por suerte solo en las primeras horas del día nuestra vía es castigada con el astro rey, aun así la aproximación se esperaba tediosa y asfixiante.

Durante el desayuno descubrimos que nuestra bolsa de basura está demasiado llena…al parecer algunos se habían pensado que era la basura general :/

Estamos en la puerta del refugio con los pocos escaladores que han madrugado tanto como nosotros cuando vemos salir a Pep Masip que se acerca a nosotros.

-    Buenos días, qué vais a escalar?
-    Hola, pues nos han recomendado la Amistad con el Diablo. – Contesto algo nervioso por saber de quién se trata y pensar que nuestro objetivo no obtendrá mucha sorpresa.
-    Ah, qué buena vía, aunque lo seguros están un poco anticuados. Os lo pasareis bien. Suerte!

Con ambas recomendaciones nos desplazamos, menos pesados que el día anterior pero acompañados de la incertidumbre sobre del porqué esta vía no habría gente si era similar en grado que la Cepeda. Poco rato descubriríamos el motivo.

Tras descubrir el comienzo de la vía…o eso pensamos, nos vestimos para la batalla.


El primer largo me lo daría yo.

¡Voy JJ!

Este largo no tiene nada y claro, eso complica las cosas si en el croquis no está clara la situación de la reu.
Este largo tiene sobre los 45m por lo que esa es la referencia que tenemos más clara.
Tras escalar estos me encuentro con un clavo en una laja y un cordino en un puente de roca, por lo que deduzco que se debe tratar de la reu que buscaba, pero no me cuadra lo que sigue.
Una vez JJ a mi lado descubrimos que la reu queda a la izquierda…muy a la izquierda, así que le toca hace una travesía para enlazar de nuevo la vía. IV+

Mal empezamos…

El segundo tiene algo más dónde meter, pero tampoco tiene seguro alguno. Una referencia de una laja por la que hay que pasar y un techito, nos indica que vamos bien.
Los seguros de la reu no mejoran y se trata de buriles oxidados. IV+
Esta sería la tónica de la vía y razón por la cual no había nadie metido por aquí…la verdad es que solo había gente en la Cepeda y el resto de la pared estaba vacía, lo cual nos daba una sensación de soledad sobrecogedora.

El 3º tampoco tiene nada pero de nuevo tenemos buena referencia con una laja que divisamos desde nuestra posición.
La idea es pasar el techito por su lado derecho para luego seguir recto por una placa que debe ser de Vº.
Esta zona es ya tremendamente compacta y complicada de proteger.

El siguiente largo, el 4º lo encabeza JJ. Se trata de uno de los largos que tiene un V+.
Lo bueno es que según croquis tiene 3 buriles en la parte más complicada.

JJ lo negocia bien, no sin sorprenderse de la graduación de V+ que piensa es más. Luego lo comprobaría en mis carnes. Fino, fino.
Este resulta ser el largo más equipado con 4 buriles en los 35m que tiene… :/

De nuevo me toca a mí y voy minado por la sorpresa que me he llevado con el V+ del anterior largo.

Desde nuestros tres buriles a casi 200m del suelo, en mitad de la inmensidad de la compacta caliza gris que ofrece la vertical cara Este del Picu Urriellu, divisaba los nada sencillos pasos que tenía que realizar, superando primero un pequeño techito y luego enfrentarme a una placa lisa sin apariencia de poderse proteger nada en sus 40m, aparte de los supuestamente 4 buriles que debía encontrar, ya que este largo necesita de ir navegando para buscar lo más sencillo y conseguir el grado que se propone de Vº…yo no supe hacerlo y estas fueron las consecuencias.

La idea según croquis es salir recto de la reu, tras unos metros chapar uno de los 4 buriles y luego travesear hacia la derecha para chapar el segundo. Hasta aquí bien.
Tras este, supero la pancita por la derecha y comienzo a subir con errónea tendencia a la derecha guiado por algunas gotas de agua que me parecen mejor opción.

De repente me encuentro que estoy en una zona que no es Vº ni de blas. Mi último seguro, un buril de chapa de “cocacola” a unos 15m de mi situación y unos 7 más abajo, JJ colgado de un par de buriles de dudosa resistencia.

Miro a mi alrededor y no veo seguro alguno en mi campo de visión, tan solo la inmensidad compacta que me rodea y mi mente empieza a trabajar de manera muy negativa.

...

El miedo es bueno, ello nos conserva vivos, lo malo es cuando se transforma en pánico y eso es lo que me pasó a mí en ese momento.
...

Las piernas me empiezan a temblar y noto que la adherencia de mis gatos peligra tanto como los poco fiables agarres de mis manos que tan solo son unas gotas de agua lavadas por la inclemencia del tiempo.
El sol ya no nos da, pero aun así empiezo a sudar profusamente debido a la adrenalina que el cuerpo está generando ante el estrés de la situación.

Solo puedo ver, en mi mente como me separo de la pared, cayendo sobre los dos buriles que no aguantarán el saque y arrancado a JJ de la pared mientras caemos ambos al vacío unidos por la cueddas...

- ¡Vlady, para! – Me digo a mi mismo en alto
- Estás solo aquí, JJ no puede ayudarte así que céntrate en lo que tienes delante y no pienses, solo escala! No pienses solo escala, no pienses solo escala…

Mientras me repito estas palabras como si fueran un mantra, comienzo a moverme delicadamente sobre la adherente caliza, hasta que he dado dos pasos más. Lo justo para ver que tengo una opción de protección y además localizar el siguiente buril bastante a la izquierda de de mi a unos 4m.
Está claro que me he desviado demasiado y me toca travesear de nuevo hasta enlazar lo sencillo de la vía.
El lugar donde puedo asegurar no es una maravilla, de hecho solo entra el Alien negro, que por suerte traemos en nuestro equipaje y aun cuelga de mi arnés.
Lo coloco y le doy un par de tirones para comprobar su agarre.
El miedo hace que le ponga una cinta corta, de nuevo error ya que al hacer esta travesía sumada al comienzo del largo el rozamiento iba a ser brutal.

Esta vez más confiado, por tener un seguro cerca, decidido, me muevo en dirección hacia el siguiente y último buril.

Estoy en estas cuando de repente noto que de la cuerda recibo una tensión extraña…miro hacia abajo y terror me abraza con fuerza dejándome sin respiración.
El Alien ha saltado de su agujero, debido a la tensión del rozamiento, y le veo dar vueltas en la cuerda mientras baja hacia el buril, abajo, muy abajo.
Si antes había posibilidades de que saltase ante una caída ahora había una total seguridad.

No pienses, solo escala, no pienses solo escala…

De nuevo anulo como puedo la sensación de terror y continuo con los movimientos hasta alcanzar el absurdamente seguro buril que ahora me parecía una maravilla a pesar de su mal aspecto.

Tras este un repecho me deja por fin en la 5º reu.
Mientras recupero cuerda me doy cuenta de que estoy temblando, pero lo curioso es que me sentía bien…muy bien. Me sentía vivo!

El último largo, el 6º no tiene seguros. JJ sale también nervioso después de ver lo que me ha pasado a mí y aunque consigue proteger antes con algunas cosas, en el tramo final, donde unos canalizos te obligan a realizar extraños movimientos sin posibilidad de protección, lo pasa algo mal.

Un rato después estábamos ambos en la 6º reunión con los nervios a flor de piel tras la experiencia, pero contentos de haber terminado.
Hablamos de seguir hacia la cima, pero decidimos dar por terminada la escalada del día y buscar los rápeles que quedan a la derecha según se mira a la pared, con algún clavo en la travesía.
Pero antes, decido sacar aquí esa cerveza Alsaciana (traída específicamente de Alsacia, Francia) que había decidido tomarme en la cima tras la escalada a modo de celebración.


Tras el tedioso trabajo de los rápeles por fin estamos en la base de la impactante cara Este.

Una hora después ya estamos en el refugio, celebrando la experiencia y pensado en que mañana aun teníamos otro día completo para escalar, por lo que aun había que elegir otra vía y esta sí que queríamos que fuera hasta la cima.


17 AGO 2002

Las opciones son pocas ya que conocemos como se las gasta el gigante y esta vez queríamos disfrutar.
Tras discutirlo, un rato gana la opción que planteo de hacer la Sur, pero a pesar de finalmente escalarla ese día, el rapel resulta ser más que peligroso, como ya me había advertido JJ. Decenas de piedras caen de arriba y alguna me llega a alcanzar en la pernera del arnés cuando estoy esperando a que JJ termine uno de los rápeles. Por suerte salimos indemnes pero me tiro bastantes de días después recordando ese sonido característico que hacen las piedras al caer al vacío e impactar contra la roca…uff

Esta foto he de reconocer que no hay cerveza en su interior pero es la prueba de que estuvimos en la cima cumpliendo un sueño.

Volveremos Picu Urriellu a por tus otras dos caras.





N. del A. En la actualidad, la vía Amistad con el Diablo que recorre la cara Este del Picu Urriellu, está reequipada con parabolt 1x1, que viene a ser que tiene los mismos seguros que en la apertura, pero con seguros que aguantan los posibles saques y reus a cañón.
Podéis encontrar croquis y demás información aquí.

6 comentarios:

Antonio dijo...

¡Menuda aventura Vlady!
Puf, Me sudan las manos

Saludos

Historias de montaña dijo...

Y a mí Antonio, y a mí ;)

Salu2

Free dijo...

Hola Vlady, curiosamente las sensaciones más apuradas son las que más se recuerdan. Al final tambien son a las que más valor se les da.

un abrazo.

Historias de montaña dijo...

Qué hay Free!

Toda la razón y además se recuerdan como si fuera ayer... y ya han pasado 10 años de aquella, a día de hoy!

Abrazo!

José Luís dijo...

Pues creo que ire a verla en breve, ya te cuento ;-)

José Luís dijo...

En breve creo que pasaré por alli, y la Cepeda la tengo, intentaremos esta a ver como se da ;-)