2 de mayo de 2006

AJUSTANDO CUENTAS PENDIENTES

Este puente de mayo ha sido para los que vivimos en Madrid un día más largo, y con esas horas de más, decido ajustar cuentas con una anterior visita que me dejó un cierto sabor amargo. Hablo de Leiva.



Esta vez, el tiempo (en ambos sentidos) jugaba a nuestro favor y por ello decidimos darle caña a una vía un poco más dura que la de la otra visita. La Carnaval.



Pero antes (y después) hicimos otras cosillas.
Acompañado por Icoba, primero nos pasamos por lo que se conoce como La Presa de la Cierva, en Mula, donde hemos quedado con el resto.



El calor aprieta y encima es una zona a la que le da el sol de lleno, pero que poco a poco va dejando paso a la agradecida sombra a eso de las 18:00, momento en el que aparece el resto del grupo.



Allí, en la Pared de la Presa, nos hacemos lo que Fran (un local) nos aconseja, dándonos unos grados un pelín ajustados.
Lo más duro probado y encadenado; un 6b y un supuesto 6a+ de bloqueo largo con el último agarre lleno de agua, que podría tratarse de un 6b.
Seguidamente, nos desplazamos a lo que se conoce cómo la Perdiz, donde cenamos a la luz de las frontales, acostándonos a eso de las 02:00



Estoy escalando un duro paso de fisura de 6b, el cual tengo que proteger a duras penas, cuando de repente sale un brazo de la profundidad de la fisura, me agarra de la pierna y caigo...
¡¡¡Vamos chicooooos, a levantarse!!!

Es Merche, que ha madrugado mogollón y despierta a los que aun estamos al calor del saco.
7:30.

Hoy es el día del ajuste.

Entre dudas hasta casi pie de vía, llegamos la Carnaval, comprobando que desde abajo se ve cómo desploma. No mucho, pero lo hace.

No es difícil comprobar por donde va la vía desde abajo ya que busca la parte débil de la pared donde los diedros se suceden largo tras largo.

Debido al desplome, se pueden apreciar bastantes chapas y dudamos del material a subir. Luego comprobaríamos que sólo eran necesarias 15 cintas express, pero nos subimos algunos Aliens, unos pocos empotras y un par de Friends que solo nos sirven de lastre.

Como tengo algo más de experiencia en pared que Icoba, nos repartimos los largos, para que a mí me toque el supuesto paso de 6b.
Este repartir hace que a él le toquen los largos más bonitos y mantenidos y a mi los más descompuestos y feos.
Comienza Icoba en el que cotan de 6a+, que se sucede de pasos de placa al comienzo y que continua por pasos de diedro.
Son 40 metros muy mantenidos, los cuales harán que queme las fuerzas necesarias para sacar el paso de 6b del 2º largo.
A pesar de llegar resoplando de cansancio a la reunión decido no pararme mucho.



El paso es difícil a vista ya que el agarre de salida se vislumbra tan malo como los que tienes agarrados... y la cinta está tan cerca que "acero" sin piedad desde la express. Luego compruebo el "cazazo" que es.

Tenía que haber arriesgado.

Seguido me llega un diedro y luego una extraña reunión con tres spits y un parabolt muy bajo. Por usar el parabolt, la reunión se hace muy incómoda obligándome a quedarme colgado de lado.

Sin más dilación, Icoba sale raudo de la extraña reunión.

El tercero se hace interesante con pasos de diedro desplomado parecidos al 6a+ del primer largo.
Vuelvo a llegar resoplando a la reunión.

Estoy pagando lo poco que he dormido y los 15 bloques del jueves.


No menos extraña es la reunión que me encuentro montada por Icoba. Dos parabolt excesivamente separados que hacen dudar de que realmente sea esta.

Unos tragos de agua junto con la barrita es lo único que me hace entretenerme, ello me da la vida, para atacar el descompuesto último largo que no pasa de V+, pero que me pone cardiaquito con los bloques sueltos.

En total, tardamos 2h y 30min en hacer los cuatro largos.


La tarde nos la tomamos de relax viendo como luchan otros en los que se conoce como La Pecera (si no me equivoco) en su lado izquierdo donde están el resto de peña.


Después, nos damos un homenaje con chuletas de cordero, birras, etc, en un bar llamado El Jarro de Oro.
Salimos de allí ya tarde y un pelín pasadillos.

Para dormir, nos llevan a lo que la final yo llamaba La Casa de la Bruja de Blair, aunque sé que tiene otro nombre pero no lo recuerdo.


Allí también están unos amigos murcianos (Luis y Mavi) con los que habimaos quedado desde el sector las Cuevas, y que finalmente, Perico, termina escalando al día siguiente, en una clásica de la pared de Leiva, llamada Primera Absoluta.

Después del madrugón del día antes, remoloneamos más en los sacos y finalmente se nos hacen las 12:30 en la cadena de acceso a la Pared, por lo que decidimos hacer vías cortas, temiendo que se nos hiciera de noche en la pared.



El lunes termina siendo el día más caluroso, consiguiendo que busquemos la sombra nada más bajar de cada vía.
Lo más duro probado y no encadenado, un 6b+, que fácilmente podría ser un 6c, comparándolo con un 6b que sí encadeno, justo a su lado.
El primero (el supuesto 6c) consta de un paso muy duro de bloqueo con pies malisimos.
El otro (el 6b) de tanto ver como los otros lo prueban (algunos asustados por el terrible dragón de siete colas que hay en una laja horizontal, je, je, je) me quedo con la secuencia y salgo airoso del paso de fe.


Desde la cadena de entrada al valle de Leiva nos despedimos de parte del grupo que vuelve a sus terruños. El resto, volvemos por otra carretera que te hace pasar por la famosa Fuente del Hilo, donde tenemos un encuentro con jabalís salvajes que comen lo que la gente les da, siendo cuanto menos un espectáculo curioso.



Después nos volvemos al Jarro de Oro, donde al final terminamos (medio) cenando.
Aquí ya nos despedimos del resto gente, medio quedando para una posible vista a la Pedra.
Ya sólos, los cuatro madriles, tiramos de nuevo para la Perdiz, donde nos acostamos (esta vez sí) pronto, para al día siguiente levantarnos y volver a la gran ciudad, temerosos de las caravanas anunciadas que tan sólo se convierten en cortas y relajadas retenciones.


3 comentarios:

Cesar dijo...

guapo el croquis

aprendiz dijo...

Muy buena narración,me han encantado textos como este...

Estoy escalando un duro paso de fisura de 6b, el cual tengo que proteger a duras penas, cuando de repente sale un brazo de la profundidad de la fisura, me agarra de la pierna y caigo...
¡¡¡Vamos chicooooos, a levantarse!!!

Es Merche, que ha madrugado mogollón y despierta a los que aun estamos al calor del saco.
7:30.

Un saludo y a ver si subo para la pedriza a pulir el granito jejeje,siempre que no haya dragones y veo ke si los hay por esos lares jejeje

Vlady dijo...

Los dragones están dormidos.
Mientras se encadenen vías y bloques no se suele despertar.
Cada paso resuelto, cada vía terminada, es como morfina para ellos.

Droguemosles!!!

Nos vemos.
Salu2